compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- El interno que agredió a su mujer por una supuesta infidelidad durante la visita familiar en el Centro de Reinserción Social (Cereso) “Morelos”, en Atlacholoaya, no podrá ver a sus familiares como sanción tras este hecho suscitado el fin de semana.
Sin querer abundar en el tema el coordinador de Reinserción Social, Lucio Hernández Gutiérrez, confirmó este hecho, aunque dijo no pasó a mayores porque los mismos internos al percatarse intercedieron, incluso la mujer del reo José les pidió que “no lo vayan a tratar mal”.
“La señora está bien y está preocupada por su marido, porque considera que va a ser sancionado y no va a tener acceso a verlo”, manifestó al indicar que el hecho no pasó a mayores puesto que los mismos internos saben la importancia de las visitas familiares y ver cada fin de semana a sus seres queridos.
“Bajo la discusión la lesionó pero la señora inmediatamente fue dada de alta del -Hospital General- Parres, está preocupada y afligida porque no quiere dejar de visitar a su esposo, finalmente es el padre del hijo que tienen e inclusive nos lo encargó mucho que no le fuésemos a hacer nada, con motivo de la reacción que tuvo”, explicó.
Precisó que el reo sí lesionó a la mujer con una navaja que hacen y ocupan en uno de los talleres que hay en el penal, específicamente para la elaboración de las bolsas de plástico, descartando de esta manera el uso de un arma punzocortante e incluso aseguró la herida no fue de gravedad e insistió que la afectada externó su preocupación por la sanción que le impusieron al interno.

"Lamentablemente en un momento en que llegó su esposa a visitarlo como de costumbre, perdió el control de los impulsos, empezó a reclamarle por qué estaba siéndole infiel.”  Lucio Hernández Gutiérrez, coordinador de Reinserción Social.

Por: Omar Romero / [email protected]