compartir en:

En la actualidad, la mujer puede disfrutar de su vida sexual sin la preocupación de un embarazo no planeado. Las opciones que existen para la planificación familiar son muy variadas y uno de los métodos más usado es la píldora anticonceptiva. Alrededor del mundo, más de 100 millones de mujeres la usan.
 En torno a los métodos anticonceptivos existen muchas historias sobre los efectos, consecuencias o reacciones que las mujeres pueden tener al utilizarlos. Estos mitos o dudas pueden influir en la decisión de cada mujer a la hora de elegir un método anticonceptivo. Para evitar tomar una mala decisión, la información es fundamental, se deben tomar en cuenta múltiples factores desde situaciones físicas hasta el estilo de vida, pero sobre todo, es importante acudir con un especialista para recibir orientación profesional y elegir el método que más se adecue a las necesidades personales de cada quien. i
*Por Dr. José Tirán Saucedo.

* Médico cirujano egresado de la Escuela de Medicina Ignacio A. Santos del  ITESM.
Certificado por el Consejo Mexicano de Ginecología y Obstetricia.

 Los mitos más comunes relacionados con los métodos anticonceptivos:

MITO 1: ¿Es cierto que el uso de la píldora se debe iniciar hasta pasado el primer año de menstruación y se debe extender hasta máximo los 35 años?
Falso, la píldora se puede comenzar a tomar desde que la mujer desee prevenir un embarazo o cuando su médico la sugiera como tratamiento para algún padecimiento.
 
MITO 2: ¿Es necesario hacer descansos en la toma de la píldora?
Ya no es necesario, esto era recomendable con las primeras píldoras que se formularon, las que usaron nuestras abuelas, ya que las dosis de hormonas eran muy altas. Actualmente las píldoras contienen una dosis mínima y ya existe la píldora que combina un progestágeno altamente selectivo y estructuralmente similar a la progesterona y un estrógeno que es biológicamente idéntico al estrógeno endógeno que produce la mujer, es decir, una píldora con hormonas muy similares a las que produce el organismo femenino.
 
MITO 3: ¿La píldora provoca cambios en el ciclo menstrual?
Cierto, algunos de estos cambios son percibidos como positivos por las usuarias, como tener ciclos regulares, más cortos y ligeros.
 

MITO 4: ¿La píldora provoca aumento de peso y acné?
Con la nueva generación de píldoras anticonceptivas que contienen una menor dosis de ingredientes activos para prevenir la concepción esto ya no sucede. La píldora con hormonas bilógicamente idénticas a las que produce la mujer ha demostrado tener un efecto neutro en peso y acné.
 
MITO 5: ¿La píldora puede provocar infertilidad?
No es posible, el efecto de la píldora en el sistema reproductivo de la mujer no es acumulativo, es decir, al dejar de tomar la píldora se reactiva la posibilidad de quedar embarazada en el siguiente ciclo.
 
MITO 6: La píldora disminuye la líbido
Algunas mujeres comentan que disminuye el apetito sexual pero esto puede ser debido a desbalances hormonales, sin embargo es muy raro que suceda.
 
MITO 7: La píldora provoca cáncer
No es verdad, los anticonceptivos no provocan cáncer por sí mismos, pero sí están contraindicados en algunos tipos de cáncer, en especial aquellos que están relacionados a hormonas, como el cáncer de mama. Por otro lado, la píldora puede contribuir a prevenir ciertos tipos de cáncer como el de endometrio y reduce la incidencia de quistes en los ovarios y de enfermedades benignas del seno, entre otras.