compartir en:

Comenzar una actividad diaria  puede tomar menos de cinco minutos pero si se ejecuta cotidianamente puede llevar a un hábito exitoso, ya que son cruciales porque brindarán grandes resultados.

La mayoría de los multimillonarios han reiterado en diversas ocasiones que seguían rutinas de forma estricta desde temprana edad, lo que los llevó a obtener resultados siendo muy jóvenes. Se trata de pequeños hábitos que puedan regresar grandes satisfacciones. De acuerdo con CNBC, Bill Gates, Mark Zuckerberg y Elon Musk son algunos de los que siguen las siguientes rutinas diarias en cada mañana.

Visualizar la cima. Toma cinco minutos todos los días para imaginar lo que quieres lograr, al comenzar o al finalizar el día se debe analizar qué tan cerca estás del objetivo que tienes en mente. De no ser así, es buen momento para idear pasos para alcanzar ese cambio. Un estudio de la Universidad de Harvard determinó que las personas que tienen metas son 10 veces más exitosas quelas que no tienen metas y quienes las escriben tienen 3 veces más probabilidades de llegar a ellas.

Ahorrar dinero. Automatizar los ahorros es una forma efectiva de generar riqueza en un futuro, además la práctica evita que se pueda gastar descuidadamente y es más sencillo de usar para invertir o mejorar el futuro financiero.

Evitar el confort. Según especialistas, es recomendable hacer una actividad corta de tiempo todos los días que te saque de la zona de confort, algo “con lo que no nos sentimos cómodos”, de tal forma entrenarás a tu cerebro para estar bien con un reto o para sentirte cómodo asumiendo retos grandes, incluso cuando resulte un fracaso.

Anotar cinco ideas nuevas cada día. Hacerlo te incentivará a generar más ideas, de las cuales una podría convertirse en un negocio futuro. Una forma de incorporar este concepto en una rutina diaria es hacerlo diariamente en cinco minutos. Es como engrasar un motor, que es la mente para dejarla lista para emprender y llegar a nuevas innovaciones y soluciones.

Tomar 5 minutos para trabajar en ti mismo. En reiteradas ocasiones, Bill Gates, fundador de Microsoft, señaló que ocupa sus días muertos en aprender nuevas cosas para mejorar. Los cinco minutos servirían para leer un artículo corto, aprender una pieza de arte o una nueva habilidad, e incluso para rutina de ejercicio.