compartir en:

Al rededor de las 4:00 hrs inició el enfrentamiento en el módulo 4, donde se localizan los reos de alta peligrosidad, y se derivó de una rivaldad entre grupos dentro del Cereso.

Por su parte el gobierno de Guerrero confirmó la muerte de 28 internos así como tres heridos, no de gravedad, durante la riña que se registró la madrugada del jueves en el Centro de Readaptación Social (Cereso) en Acapulco.

Roberto Álvarez Heredia el vocero de seguridad, confirmó la cifra de decesos y reitero que todo se debió a la pugna permanente entre grupos contrarios en el interior del penal, sin embargo no precisó a que bandas pertenecían.

“La recuperación de los cuerpos se dio en las áreas del módulo de seguridad del corredor del bloque 1, así como en el interior y exterior de la cocina, También se levantaron cadáveres en el patio del bloque 3 y un último cuerpo en el área de visitas conyugales”, detalló el funcionario.

El funcionario que estuvo acompañado por el Fiscal General del Estado (FGE), Xavier Olea Peláez, del Secretario de Seguridad Pública (SSP), Pedro Almazán y la directora de Comunicación Social Erika Lurhs, precisó que los hechos iniciaron alrededor de las cuatro de la madrugada de este jueves, en el módulo 4 donde se localizan los reos de alta peligrosidad, sin que hasta el momento se haya determinado como un grupo de presos logro salir de sus celdas y atacar a integrantes del grupo contrario.

Desde el momento en que se conocieron los hechos, el gobernador Héctor Astudillo Flores, instruyo la coordinación entre la Policía Estatal y la Fiscalía General del Estado (FGE), para que se efectuara un operativo y se incursionara al interior del Centro de Readaptación Social (Cereso), por lo que las citadas dependencias tomaron el control de todas las áreas y módulos de seguridad, con el apoyo de la Policía Federal, Gendarmería y Fuerza Estatal, así como en el perímetro externo por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional.

De manera extraoficial se informó que cuatro de los reos muertos fueron desmembrados, lo cual no fue confirmado por el vocero durante la conferencia de prensa.

Cerca de  150 personas que se identificaron como familiares de los reclusos del Centro de Readaptación Social, burlaron un perímetro de seguridad instalado por policías estatales y lograron acercarse hasta las inmediaciones del penal, donde fueron detenidos por militares a quienes exigieron información sobre el estado de sus familiares.

Durante la conferencia, el vocero aseguró que ya se atiende de manera directa a cada uno de los familiares de los internos, por lo que espera que no pase a mayores ese asunto.

“Expresamos nuestra solidaridad a los familiares de los internos, y reprobamos estos hechos de violencia y sí como las pérdidas humanas”, reitero.