compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- Frida, la mujer que tranformó su dolor en arte, realizó una obra completamente personal, ingenua y metafórica, en la cual dejó plasmada su absoluta sensibilidad y los diversos acontecimientos que marcaron su existencia.

Desde niña su vida estuvo obstaculizada por la poliomielitis, que le impidio tener buen desarrollo, por lo cual sus compañeros de escuela se burlaban de ella.

A los 18 años, un accidente la volvió a marcar, esta vez, para siempre, pues se lastimó la columna y las piernas, por lo que en el transcurso de su vida tuvo por lo menos 30 operaciones, esto también le impidió ser madre. 

Sin embargo, dicho suceso y su larga convalecencia la llevaron a la pintura, se volvió su refugio, ahí dejó salir toda su frustración y talento. Influenciada por el nacionalismo revolucionario, Frida enaltecía sus raíces y esto se podía ver en su vestimenta, tanto como en su pintura, donde reflejaba el orgullo por México.

Frida es considerada la pintora más importante del siglo XX de toda Latinoamérica, es conocida y reconocida a nivel mundial por su gran sensibilidad y fuerza desafiante, combatiente, que la llevaron a explorarse de manera inusual y valiente.

ARTE/ILUSTRACIÓN:  érika torres
[email protected]