Para muchos, Pedro Infante representó el ideal de lo que todo mexicano debería ser: hijo respetuoso, amigo incondicional, amante romántico, hombre de palabra, ya que con su carisma y estilo de interpretar una canción, conquistó a miles de mexicanos en su época y aún el día de hoy lo sigue haciendo.

El 15 de abril de 1957 la tragedia alcanza al máximo ídolo mexicano, en un accidente aéreo, Pedro Infante pierde la vida, dejando a miles de sus seguidores desconsolados. Así comenzó el mito, El Inmortal, como también era conocido, al día de hoy sigue vigente en la mayoría de los hogares mexicanos, ya que se volvió parte de su cultura filmográfica.

DISEÑO: EMMANUEL LABASTIDA
[email protected]