compartir en:

Donald Trump “es peligroso, divisivo y no escucha a la gente”, señaló la precandidata presidencial demócrata Hillary Clinton al advertir que de llegar aquel “arruinaría la economía y permitiría a otras naciones obtener armas nucleares”.

"Con todos los desafíos que enfrentamos en Estados Unidos y el mundo, no podemos tener una bala perdida en la Casa Blanca", puntualizó Clinton tras añadir "ese es un riesgo que no podemos permitirnos".

Al hablar este jueves ante más de mil asistentes en un evento público en el colegio del Este de Los Angeles, Clinton se enfocó en el candidato puntero y virtual aspirante por la nominación presidencial republicana.

Tras subrayar que luchara en caso de ganar la presidencia por una reforma migratoria con un camino por la ciudadanía para los 11 millones de inmigrantes indocumentados en el país, Clinton prometió mantener a las familias juntas y a poner fin a incursiones y redadas.

“Tenemos que reconocer que el tipo de lenguaje que viene de Donald Trump es odioso y tenemos que repudiarlo", arengo la ex primera dama de Estados Unidos, ex secretaria de estado y ex senadora.

Afuera del colegio, cientos de seguidores de Bernie Sanders su oponente por la nominación presidencial demócrata, se manifestaron en contra de la visita de Clinton pero ésta en su discurso sólo se enfocó en Trump.

Clinton dijo que la creación de empleos y la economía serían su primera prioridad, pero aseguró a los presentes que también se ocuparía inmediatamente de “preservar ordenes ejecutivas de DACA y DAPA y de mantener unidas a las familias inmigrantes”.

Agregó que se equivocan los que usan un lenguaje antiinmigrante. “Somos una nación de inmigrantes y estamos orgullosos de ello”, dijo la precandidata. “Cuando la gente critica y usa la demagogia contra ellos, no sé en qué mundo viven, ¿acaso no saben quien construyó a este país?”, cuestionó.

En el evento hablaron el alcalde de Los Angeles, Eric Garcetti, y políticos latinos como el congresista Xavier Becerra, la supervisora de Los Angeles, Hilda Solís, y el líder del senado de California Kevin de León.

En su agenda del día, Clinton además asistió a tres eventos de recaudación de fondos para su campaña en sitios privados en donde se cobraron dos mil 700 dólares por persona.

Clinton criticó a Trump por reiterar sus controvertidos planes para deportar a millones de inmigrantes, construir un nuevo muro en la frontera y eliminar las ordenes ejecutivas del presidente Barack Obama.

"La mejor manera de evitar que esto ocurra es asegurarse de que nunca este llegue a la Casa Blanca", dijo Clinton en el evento en donde fue recibida con música de mariachi.