Uber, la compañía de transporte privado que reconoció que sufrió un hackeo a su plataforma en 2016 en el que se descargó la información de 57 millones de usuarios incluidos 600 mil conductores en Estados Unidos, dio a conocer a través de su representación en México que desconoce si los usuarios del país se vieron afectados por estos ataques y señaló que se encuentran en proceso de notificar de estas violaciones a la privacidad a autoridades correspondientes.

Cabe destacar que a pesar de que al momento en que ocurrió el robo, Uber dio a conocer los pasos para proteger sus datos y cerrarle el acceso a los hackers, mantuvieron en secreto el robo de información.

Todo habría sido obra de un par de especialistas a quienes la empresa pagó un cuantioso rescate.

A través de un breve comunicado, Uber México dijo desconocer si en el país existen afectados y añadió que esperan tener un diálogo con las autoridades hasta que termine el proceso de revisión, por lo que no se encuentran en posición de dar más información, por no ser tan precisa como la que se tiene en Estados Unidos.

Resalta el comentario de un usuario de Twitter que se dijo afectado por el ataque y refirió que su cuenta personal se utilizó en Rusia.

Por su parte Eric Schneidermman, fiscal del Estado de Nueva York, abrió una investigación luego de que la compañía admitiera el hackeo en el que fueron robados nombres de usuario, sus correos electrónicos y números de teléfono móvil.

Derivado de una investigación externa, el director general de Uber afirmó que la información de trayectos realizados, números de tarjeta y cuentas bancarias, números de seguridad social y fechas de nacieminto de usuarios, no habrían sido robadas.