AHORA: En estos días se celebra el “dia mundial del donante de sangre”. Pocas acciones mejoran tanto la calidad de vida y ninguna da vida como la donación de sangre y órganos.
En México la Ley General de Salud regula la donación y trasplante de órganos, tejidos y células (arts. 320 a 339), y la de sangre, componentes sanguíneos, hemoderivados y células troncales (arts. 340 a 342). Se entiende la donación como el consentimiento de la persona para que se utilicen partes de su cuerpo en beneficio de otra o para investigación. Se realiza sin producir daño alguno a quien dona.
La donación puede ser tácita o expresa, es altruista no se puede pagar por órganos, tejidos o células.
Promover la donación es una tarea que realiza todo el sector salud en México y la Organización Mundial de la Salud.
Los donadores son altruistas (3% en México) y por reposición (familiares o personas que sin parentesco le donan a un individuo en particular 97%).
Actualmente la medicina permite obtener de cada “unidad de sangre” de 450ml, 4 componentes sanguíneos: Concentrados plaquetarios, concentrado ericitario, plasma y crioprecipitados. Una persona beneficia a 4 personas sin dañar en absoluto su salud o integridad física.
Donar sangre es fácil se puede acudir a los Centros de Transfusión Sanguínea, el Nacional (CNTS, en la Ciudad de México, 55639250) o los estatales (CETS, en Morelos está ubicado en Cuernavaca, 7773112206) donde proporcionan toda la información que requiera.
Donar órganos, tejidos y células requiere únicamente tener la voluntad de mejorar la vida de otros. Es tácita cuando un posible donante no ha manifestado la negativa de usar sus órganos para trasplante o investigación, y el consentimiento lo otorgan sus familiares; es expresa cuando la persona manifiesta por escrito o verbalmente su voluntad de hacerlo en vida o después de su muerte.
Las cirugías de donación de órganos y tejidos se realizan en hospitales que cuentan con autorización de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios.
La donación es en vida o cuando la persona fallece por paro cardio respiratorio o muerte encefálica (donación cadavérica). La primera se regula detalladamente en la Ley (LGS, 333) buscando evitar el tráfico de órganos, la cadavérica es amplia cuando se dispone la totalidad del cuerpo o limitada si solo se refiere a ciertas partes del cuerpo.
Existe el Centro Nacional de Trasplantes (CENATRA) donde se puede manifestar el consentimiento para donar, es tan sencillo como llenar el Documento Oficial de la Donación en la página http://www.cenatra.salud.gob.mx/interior/donacion_tarjeta.html
AYER: La donación de sangre o partes del cuerpo tenía tabúes, atavismos y complicaciones, en ocasiones religiosos, morales, ideológicos,  tecnológicos o científicos.
Leyendas, mitos, películas y cuentos como Frankenstein  o aquellas que establecían a partes del cuerpo vida propia (La Mano, 1981, Oliver Stone), o mezcla de personalidades entre quienes compartían órganos, crearon en el imaginario social rechazo a las donaciones y reflejaban la percepción que la gente tenía sobre ellas.
En México en 1963, Federico Ortiz, Manuel Quijano y Manuel Flores realizaron el primer trasplante de riñón en el Centro Médico Nacional del IMSS, y Rubén Argüero logró el primero de corazón exitoso en 1988, en el Centro Médico Nacional de La Raza del IMSS.
FUTURO: La ciencia y la tecnología nos permiten ya donar sangre, órganos, tejidos y células sin afectar a quien los da, y beneficiar a sus familiares, amigos o a cualquier persona que los recibe para mejorar o conservar su vida.
La cultura de la donación es una acción que se lleva a cabo para atender desastres naturales o situaciones de emergencia que se presentan en nuestras sociedades y que involucran a sus integrantes, ninguno de nosotros está exento a necesitar en algún momento el auxilio de nuestros semejantes, impulsemos y participemos en la donación de sangre, órganos, tejidos y células.
Incluyamos en nuestra educación información suficiente que explique e incentive la cultura de donación de sangre, órganos, tejidos y células.
Tener sangre para todos en los bancos de sangre y donantes para todos nos llevará a ser una sociedad realmente hermanada y solidaria.
 

Por Carlos Riva Palacio Than

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...