compartir en:

Cuernavaca, Morelos.- En este 3 de mayo, el maestro albañil  Ramiro Valdés Vela, de 56 años, se tomará el día como premio a su extenuante labor, ya que con la crisis que atraviesa el país ya no da para festejos en la obra en la que está trabajando y recuerda con nostalgia que la última vez que les festejaron a lo grande fue en México en el 85, en un  edificio que estaban construyendo en Mixcoac; comenta que “allá los agarró el terremoto pero el edificio que construían no se cayó”, entonces, hubo mariachis, comida y bebida para todos los trabajadores, “fue muy bonito”. 
Este maestro constructor dice que él aprendió solo el oficio, que desde pequeño pegaba piedras con lodo y más grande se involucró en la albañilería y agrega que le gusta mucho su trabajo, pues gracias a él ha sacado adelante a sus cuatro hijo y su esposa y añade que nunca le han reclamado por los trabajos que ha hecho y que esa es su satisfacción más grande, también, “me gusta el futbol y para variar le voy a los cementeros del Cruz Azul…” suelta una carcajada, pero dice un poco molesto, “me han fallado mucho, somos los eternos sub-campeones”. 
Don Ramiro dice que seguirá dejando su obra por todo Morelos mientras Dios le preste la vida y las fuerzas, “soy un hombre que se para temprano rumbo al trabajo, yo me rijo con el sol y la noche, y eso también les pido a mis ayudantes que son muy trabajadores y también me apoyan en ese sentido; mi obra ya perdura en este estado, en La Carolina, en La Pradera, Tabachines y varias más”, finalizó.

 

Por:  Luis Flores  /  [email protected]


Notas relacionadas: 
Se celebra hoy Día de la Santa Cruz, entre mezcla de religiosidad y tradición