Cuernavaca, Morelos.- Verónica Ortiz de Mendoza, ama de casa, en la temporada de Cuaresma tiene que “estirar el dinero” para poder alimentar a su familia de cuatro integrantes. “Somos una familia católica, seguimos la tradición y no comemos carne roja”.

A pesar de que los precios suben, la ama de casa que guarda la tradición católica tiene que buscar otras alternativas para que su familia no consuma carne roja durante la temporada, “busco productos para alternarlos, los preparo con pollo y marisco”.

Los mariscos y los productos de temporada suben de precio, reconoció Verónica Ortiz, quien aseguró que desde hace dos años para acá tiene que buscar platillos preparados con pollo, verduras y pocos mariscos.

Dijo que a pesar de que los alimentos son más caros en la actualidad, su familia sigue con la tradición católica de no consumir carne roja, “somos creyentes y seguimos nuestros principios”.

El ama de casa mencionó que por el precio de los mariscos, tiene que buscar productos como champiñones, pescado, ceviche y otros condimentos para prepararle a su familia un platillo similar a los que están acostumbrados a comer.

Otro de los platillos que consumen durante la Cuaresma es la morisqueta, explicó que es un alimento que consumen desde hace mucho tiempo, que se basa en la preparación de frijoles negros, arroz blanco sin sal, sólo hervido, y se come con crema
y queso en polvo.

Este es uno de los platillos más comunes para la familia de Verónica, así como el pollo con crema y las enchiladas verdes, “tratamos de comer alimentos que son baratos y que nos rinde para mi esposo y mis dos hijos”.

Como ama de casa Verónica señaló que tiene que buscarle opciones a la familia, para que no se fastidien con los mismos platillos, “tenemos que preparar platillos diferentes, porque es difícil porque todo está muy caro”. 

“Somos una familia católica, seguimos la tradición y no comemos carne roja. Tenemos que preparar platillos diferentes, porque es difícil porque todo está muy caro.”

Verónica Ortiz de Mendoza, ama de casa.