Cuernavaca, Morelos.- Margarita Álvarez Lee llevaba tiempo recibiendo terapia desde antes de que existiera el Centro Gerontológico, pues acudía al Centro de Rehabilitación
Integral (CRI).

Contó que padece dolor en el empeine y desde que ingresó en el Centro Gerontológico recibió masajes específicos que han reducido notablemente la molestia.

“Ahora, ya ni necesito pomadas ni medicina. Con estos masajes tan buenos que dan me he sentido mucho mejor, tanto en mi empeine, como en mis rodillas”, explicó doña Margarita.

Por otra parte, resaltó la buena convivencia con sus compañeros y el buen trato que reciben por parte de personal del lugar.

También, comentó que la ubicación del Centro Gerontológico se le hace muy buena y accesible, al grado de que cuando no puede llevarla su hija, doña Margarita se transporta en taxi debido a que le da miedo
viajar en ruta.

“Cuando no puede llevarme mi hija me voy en taxi porque las rutas manejan muy feo y el gran avance en mi estado físico no lo quiero perder en una caída”, finalizó.

Por: MAYA OCAMPO
[email protected]