CUERNAVACA, MORELOS.- El nivel que alcanzó la inflación acumulada en 2017, de 6.77 por ciento, obliga a empresarios a revisar sus costos para 2018.
El presidente electo del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Ángel Adame Jiménez, señaló que el aumento de precios en los productos de la canasta básica, es consecuencia del incremento de los energéticos y de la fluctuación del peso frente al dólar.
Esta semana, Caminos y Puentes Federales (Capufe), dio otro golpe a los morelenses con el ajuste de 24 pesos en el costo de la caseta de Tlalpan, y la situación se vuelve más compleja para la planta productiva, indicó.
Como miembro del sector de la gastronomía, Adame Jiménez reiteró que los ajustes en el precio de los menús se presentarán en cascada, de forma obligada, porque aunque los empresarios no quieran hacerlo para no afectar aún más la economía de los ciudadanos, también deben pensar en mantener la planta laboral y el ajuste de precios es una necesidad.
“Los restauranteros, cada año, tenemos como prioridad mantener la planta laboral, pero hoy, dadas las circunstancias, para lograrlo tenemos que hacer cambio en los precios de nuestras cartas para mantener el compromiso social con los trabajadores”, dijo.
Este martes, el INEGI dio a conocer el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), con una tasa de inflación anual de 6.77 por ciento, considerado el mayor nivel en los últimos 16 años y medio.
El antecedente más cercano es de mayo de 2001, cuando la tasa de inflación del mes fue de 6.95 por ciento, y el de 2000, cuando la tasa anual fue de 8.66 por ciento.
El porcentaje de la inflación estuvo determinado por el incremento de los precios de frutas y verduras y de los energéticos, dijo Adame Jiménez, al señalar que el gobierno federal cumplió su promesa de no crear nuevos impuestos, pero a cambio, autorizó las nuevas tarifas para gas, luz y gasolinas.

Aumentan. Los restauranteros prevén aumentar los precios de sus cartas para mantener el compromiso social con sus trabajadores, debido a la inflación por el incremento de los energéticos.

Por: ANTONIETA SÁNCHEZ
[email protected]