compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- Omar Abath Victoria es trabajador en un bar ubicado en el centro de Cuernavaca, quien el día del terremoto viajaba en transporte público de su casa, ubicada en el municipio Zapata, cuando comenzó a ver a la gente exaltarse y gritar.
Comentó que debido a que iba escuchando música y viendo su celular no sabía qué ocurría hasta que sintió el fuerte movimiento de la tierra, el cual provocó que los autos se detuvieran y la gente corriera.
“Yo sólo volteé a ver a mi alrededor, vi gente corriendo y los espectaculares moviéndose muy feo, ahí fue cuando me di cuenta. Estaba muy sacado de onda porque venía entretenido viendo videos y escuchando música”, dijo.
Omar explicó que durante su trayecto al trabajo pudo ver los daños en comercios y la psicosis que vivía la gente.
“En lo que respecta a mí, afortunadamente, no me pasó nada ni a mi familia, pero pienso que la ayuda y unión que está teniendo la gente ahorita sea por mucho tiempo.
“No olviden a los necesitados, que con el paso del tiempo se les estarán acabando los víveres porque, por ejemplo, en Tepetzingo, Zapata, faltó mucha ayuda”, finalizó el joven morelense.

Esperanza. Omar vio personas despavoridas saliendo de las casas.

Por: MAYA OCAMPO /  [email protected]