compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- El peor mensaje que podría enviar el juez que resuelva el amparo que Alejandro Vera Jiménez, rector de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM) promovió contra la transparencia, será el de permitir que en la entidad se cancela la posibilidad de que los ciudadanos accedan a información pública de oficio, como es el nombre y salario que perciben los servidores públicos.

Lo anterior lo declaró el diputado Enrique Laffitte Bretón, promotor del exhorto por el que el Instituto Morelense de Información Pública y Estadística (IMIPE) modificó el artículo 30 de los Lineamientos para el Cumplimiento de las Obligaciones de Transparencia para que todas las instancias de gobierno y organismos autónomos que dependen del erario, publiquen su nómina, con nombre y monto del salario o percepción económica.

El diputado dijo que nunca esperó que una institución o dependencia buscara ampararse contra la reforma, mucho menos la Universidad, por su naturaleza de promotora de valores y respeto de derechos.

La Universidad “nos manda un mensaje espantoso, de opacidad, que no es sano”, expresó el legislador, quien agregó que con esto, en lugar de que la UAEM refrende su compromiso con la transparencia y la legalidad, incita a la comunidad a rebelarse contra las leyes porque una reforma no les gusta o conviene.

Laffitte Bretón dijo que lamenta mucha la posición de la rectoría universitaria porque “las leyes no deben estar hechas a modo, y no debe confundirse la autonomía con inmunidad, ni impunidad”, pidió, sobre todo ahora que existe la sospecha de actos de corrupción en la máxima casa de estudios.

Señaló que miles de personas y de horas de trabajo se han invertido en el país para hacer que avance la rendición de cuentas y la transparencia, por lo que “el peor mensaje que pudiera enviar ahora un juez, sería el de conceder el amparo”.

Eso sería tanto,  como cancelar la posibilidad de la transparencia y la rendición de cuentas en Morelos, advirtió. 

"Me parece fuera de lugar que el rector nos dé este mal ejemplo, es un caso único a nivel nacional en el que una institución de esta naturaleza se opone a la transparencia y la rendición de cuentas.”

Enrique Laffitte Bretón, legislador local