Los nevos melanocíticos conocidos como lunares o pecas de color café en los bebés son marcas que surgen debido a la proliferación de las células de color y se consideran anormales, pero son completamente benignos, dijo la dermatóloga Jatziri Chávez. 

La directora del Centro Dermatológico de Alta Especialidad (CEDAE) aseguró que éstos sólo se presentan en uno por ciento de los recién nacidos, y en los demás, la aparición comienza entre los seis y 12 meses de edad.

En un comunicado, la experta añadió que los lunares que vienen con el nacimiento, se clasifican en: pequeños (menores a 1.5 centímetros de diámetro), medianos (de 1.5 a 20 centímetros) y grandes (de 20 centímetros en adelante).

Alertó que los nevos congénitos presentan un mayor riesgo de ser malignos, cuando se tiene un lunar grande, la probabilidad de desarrollar melanoma antes de los 15 años va del cinco al 12 por ciento, por ello, es importante someter a revisión los lunares de los recién nacidos.

La especialista en exploración de lunares, precisó que los factores como la herencia genética y tener la piel, el cabello y los ojos claros aumentan las probabilidades de que aparezcan más, conforme el pequeño crece, pero es alrededor de los 25 años de edad cuando éstos dejan de desarrollarse, tanto en número como en tamaño.

“Además de las marcas de color café, hay otras que vienen con el nacimiento y que perduran en la vida adulta, tal es el caso de los lunares rojos, los cuales son malformaciones vasculares”, abundó.

Jatziri Chávez añadió que otro tipo de lunar común es aquel que se conoce como mancha salmón: de color rojizo y que suele enfatizarse cuando el bebé llora o está molesto.

“Cuando está localizado en la frente, los dermatólogos nos referimos a éste como beso de ángel y si está en la nuca, como piquete de cigüeña”, expuso.

Mencionó que la revisión periódica de la piel del bebé es decisiva para identificar los tipos de lunares que presenta, así como para detectar cualquier anormalidad con éstos.

Aunado a esta medida, la doctora subrayó que debe procurársele al recién nacido una serie de cuidados para mantener su piel en óptimo estado, como bañarlo diariamente, verificar que la temperatura del agua se encuentre a 36 grados centígrados.

Así como usar un jabón suave, evitar sumergir al bebé por más de 15 minutos, quitar el exceso de agua con una toalla, secar perfectamente los pliegues y aplicar una crema humectante cuando la piel aún se encuentre húmeda, entre otros.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...