compartir en:

Cualquiera que haya sufrido de una piedra en el riñón simplemente quiere que la obstrucción urinaria desaparezca. Ahora, una investigación preliminar sugiere que el alivio podría ser incluso divertido: montarse en una montaña rusa.

Ha habido evidencias anecdóticas de pacientes sobre el hecho de que estas atracciones pueden ayudar a expulsar una piedra pequeña, explicó el Dr. David Wartinger, profesor de urología del Colegio de Medicina Osteopática de la Universidad Estatal de Michigan, en East Lansing.

La nueva investigación de su equipo, llevada a cabo en las montañas rusas Big Thunder Mountain Railroad y Space Mountain en el Walt Disney World de Orlando, parece respaldar esa opinión.

En el estudio, el grupo de Wartinger utilizó una impresión en 3D para crear un modelo de silicona de un riñón que contenía orina, más tres piedras de riñón de distintos tamaños.

Colocaron el modelo de riñón en una mochila y lo subieron 60 veces en las montañas rusas.

"Una vuelta de intensidad moderada en una montaña rusa podría beneficiar a algunos pacientes con piedras pequeñas en los riñones", aseguró Wartinger en un comunicado de prensa de la revista The Journal of the American Osteopathic Association. El estudio se publicó en la edición del 26 de septiembre de la revista.

La tasa de expulsión de piedras fue de casi un 17 por ciento cuando la mochila y el modelo estaban en la parte frontal de una montaña rusa, y aumentó a casi un 64 por ciento en la parte trasera.

La posición de la piedra dentro del modelo no pareció importar, anotaron los investigadores.

El estudio sugiere que la divertida actividad podría ser terapéutica para las piedras pequeñas en los riñones... un asunto bastante importante.

"Expulsar una piedra en el riñón antes de que llegue a un tamaño que obstruya puede prevenir cirugías y visitas a la sala de emergencias", comentó Wartinger. "Subir a montañas rusas tras tratamientos como la litotripsia [el uso de ondas de sonido para romper las piedras] y antes de los embarazos planificados podrían prevenir el agrandamiento de la piedra".

Según los investigadores, en Estados Unidos cada año más de 300,000 personas buscan atención de emergencia para las piedras en el riñón, con un costo estimado de 2.1 mil millones de dólares. Alrededor de un 11 por ciento de los hombres y un 6 por ciento de las mujeres tendrán una piedra en el riñón en algún momento de sus vidas