Los hombres de entre 25 y 45 años de edad son los más afectados por dolor en el aespalda baja, debido a problemas de postura al levantar objetos pesados, sentarse, acostarse, así como por caídas, contusiones y accidentes de tránsito.
El IMSS señala que este padecimiento, conocido como lumbalgia, ocupa el tercer lugar entre las 10 principales causas de demanda de consulta.
Para atenderlo es con electroterapia, rayo láser, hidroterapia, ejercicio terapéutico y medidas de higiene de columna, explicó el director de la Unidad de Medicina Física y Rehabilitación Siglo XXI, Jaime A. Castellanos.
Añadió que en un día típico, esta unidad atiende 300 consultas de primera vez, de ellas, 90 se relacionan con la columna y pueden ser lumbalgias, las que se originan en la región de las cinco vértebras lumbares.
Indicó que los pacientes acuden a solicitar atención para quitar el dolor y, en caso de problemas de postura, se les orienta para corregir malos hábitos al sentarse o acostarse con medidas de higiene de columna y manteniendo el peso corporal idóneo.
Si el dolor es por traumatismo, dijo el especialista, se les brinda electroterapia, que consiste en aplicar calor superficial y profundo con aparatos electromédicos; el rayo láser se aplica en lumbo ciática, cuando se involucra al nervio ciático.
Abundó en que con hidroterapia se aprovechan los beneficios del agua caliente, uno o dos grados arriba de la temperatura corporal, con aplicación de compresas o en alberca con ejercicios de columna, flexión y rotación.
Los tratamientos se complementan con ejercicio terapéutico para fortalecer los músculos paravertebrales, alrededor de la columna, por lo que el paciente acostado flexiona las rodillas y la columna dorsal para estirar los ligamentos, principalmente los que conectan las vértebras.
Dijo que con el paso del tiempo, las estructuras óseas, ligamentarias o musculares se deterioran, por lo que los adultos mayores no deben dejar de hacer caminata, flexiones, extensiones y rotación de los brazos.
El dolor lumbar puede prevenirse si se corrigen posturas, se ejercita y no se sube de peso.
La principal complicación es que el dolor se vuelva crónico e impida las actividades diarias.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...