Cuernavaca, Morelos.- Tener un automóvil nuevo, lujoso, del año y que además sea de tu color favorito, ¿es tu sueño? Quizá a pesar de todos los esfuerzos que has realizado durante el año, no has logrado alcanzarlo. Planear la adquisición de un automóvil implica tomar diversas decisiones que van desde elegir la apariencia, confort, seguridad, ingeniería, hasta el financiamiento adecuado.

Antes de ir a las agencias a ver los autos, debes considerar:
¿Conoces tu capacidad de pago?  Mediante la realización de un registro puntual de tus ingresos y gastos puedes conocerla. Recuerda que el presupuesto es la clave para tomar el control de tu dinero, además de que te ayuda a conocer tus posibilidades de endeudamiento para evitar contraer  deudas que no puedes pagar.
No expongas tus finanzas.  La compra de un auto puede ser algo que desequilibre tu economía, por eso analiza cuánto gastarías mensualmente al adquirir uno.

No lo dejes al azar
Existen diversos productos financieros en el mercado, pero el indicado para ti depende de tus necesidades y posibilidades financieras.

1 Crédito automotriz
Es un préstamo a través del cual una institución financiera te entrega una cantidad de dinero para la adquisición de un automóvil, pero ¿cómo funciona?, generalmente en este tipo de crédito se deja en prenda el automóvil adquirido; es decir, se trata de un crédito que cuenta con una garantía física y el deudor está obligado a devolver la cantidad prestada, así como los intereses que se hayan pactado.
Recuerda que el porcentaje del enganche varía dependiendo la institución o agencia automotriz, además el seguro lo puedes adquirir de contado o a plazos. Condusef tiene a tu disposición el Simulador de Crédito Automotriz, una alternativa para que puedas tomar decisiones informadas. Lo único que necesitas es anotar los datos que correspondan a tus necesidades e intereses y una vez introducidos, el simulador te presentará un comparativo con opciones de crédito que ofrecen diversas instituciones para la adquisición de 450 modelos de vehículos de hasta 400 mil pesos.

2 Leasing (arrendamiento financiero)
Por otro lado, si no cuentas con liquidez suficiente, esta puede ser una opción  para ti.
Este tipo de financiamiento te da la posibilidad de contar con un auto para ti o tu negocio y así poder desarrollar tus actividades con un monto inicial mínimo.
Esta opción se ha vuelto popular especialmente para los modelos de lujo, se trata de un instrumento a través del cual una empresa (la arrendadora), se obliga a comprar un bien para conceder el uso de éste a otra (arrendatario o cliente), durante un plazo forzoso a cambio de una renta que las partes fijan desde un principio, incluyendo gastos como el seguro, la investigación del crédito, las comisiones, placas y tenencia, que dependen de los criterios de cada empresa con la que se esté contratando.
En este arrendamiento los seguros de daños y de vida pueden ser financiados o pagados de contado en tanto dure el crédito.
Además, por sus características, leasing te da la posibilidad de deducir las rentas de tu auto.

3 Autofinanciamiento
Esta opción es un sistema de comercialización, consiste en la integración de grupos de personas que están interesadas en la compra de un automóvil.
Mensualmente dichas personas aportan a un fideicomiso una cantidad determinada, acorde al plazo y monto contratados.
Existen dos tipos de autofinanciamiento, el cerrado y abierto. En el primero se conforma un número exacto de participantes que inicia cuando sus miembros se completen en número y se finiquita cuando todos hayan realizado el último pago. Por otro lado en el abierto se permite el constante ingreso de nuevos participantes y el egreso de los mismos concluye hasta que entreguen su aportación, reciban el beneficio y paguen el adeudo.
Debes tener presente que aunque esta modalidad te permite adquirir un auto a plazos, no se trata de un crédito. Además las mensualidades no incluyen el precio del seguro, ni de otros gastos derivados de la compra del automóvil.

Antes de elegir…

Busca promociones y compara; existen diferentes opciones para adquirir un automóvil, recuerda que no todas pueden convenirte.

Analiza muy bien qué forma de pago te conviene más, si de contado o financiado, y anual o multianual ya que esto puede significar una enorme diferencia en el total del crédito a pagar.
Identifica tus necesidades. Antes de comprar un auto, analiza para qué lo utilizarás, ya que de lo contrario es probable que compres uno que no te satisfaga por completo.
Ubica la institución financiera que puede otorgarte el producto de tu interés y conoce el nombre del servicio que contratarás, así evitarás confusiones con algunos otros de características similares.

Recuerda…

Si llegas a tener problemas con alguna institución financiera al contratar un crédito automotriz o arrendamiento financiero, puedes acércate a la Condusef para que te brinde ayuda. Sin embargo, si eliges el autofinanciamiento el organismo competente para este asunto es la Procuraduría Federal del Consumidor.
Leer todos los detalles del contrato, en especial identifica los gastos que te corresponden.
Otros datos importantes que debes considerar son la tasa de interés, el enganche y las comisiones.
Si optas por leasing y al finalizar el contrato decides conservar el auto, debes de cubrir una cuota de recuperación para adquirirlo y esta cantidad la determina la institución financiera con la que contrataste.
Ten paciencia, recuerda que el mejor comprador no es el que gasta menos, sino el que gasta de la mejor manera.
Para esto es necesario tomar un tiempo para planear y presupuestar, así harás una compra inteligente y responsable.
Las ventas atadas, o condicionadas a la venta de otro producto, están prohibidas.
Tú decides con quien contratar el servicio o producto financiero que necesitas y no pueden condicionarte a hacerlo con alguna institución determinada, por ejemplo seguros.

Por: Ddm Redacción /  [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...