compartir en:

Admitir el problema es lo primero y después acudir al dermatólogo para solucionarlo.
La bromhidrosis es una enfermedad relacionada con las glándulas apocrinas que causa un olor muy desagradable e imposible de disimular. Si crees que puedes tenerla, presta atención, para acabar con el problema.
No es falta de higiene. Eso es lo primero que aclaran los dermatólogos al hablar de la bromhidrosis, enfermedad que afecta tanto a hombres como a mujeres y que puede ser todo un problema para la autoestima y las relaciones sociales.
En realidad, según explica el experto, la afección es causada por un mal funcionamiento de las glándulas apocrinas,  localizadas principalmente en las axilas, los genitales y el pecho.
“No es que se produzca más sudor. Lo que ocurre es que la secreción de estas glándulas tiene ceramidas distintas a las del resto de la población. Cuando ese sudor entra en contacto con las bacterias que todos tenemos en la piel, la descomposición produce amonio y ácido graso, lo que genera el fuerte olor”.
Se puede presentar a partir de los 15 años, edad en la que comienzan a funcionar las glándulas apocrinas y no desaparece, aunque en las mujeres suele disminuir tras la menopausia.
Se distingue por el olor característico a sudor, pero intensificado de tal forma que no se puede esconder. Lo bueno es que tiene soluciones.
El paciente debe usar jabones que llevan germicidas en su composición para eliminar las bacterias de la piel. También se recomiendan antibióticos tópicos en lugar de cremas hidratantes; se recomienda la depilación, tanto en hombres como en mujeres, pues el vello contribuye a que haya más producción de sudor.
EFE/Agencias