compartir en:

Si sientes que tu teléfono suena o vibra por algún mensaje y descubres que realmente no sonó, o estás con alguien y lo primero que haces es preguntar “¿fue el tuyo o el mío?”, debes saber que existe un nombre para ese desorden…

El doctor Daniel Kruger, profesor asistente de investigación en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan, ha denominado a este tipo de ansiedad 'ringxiet' en inglés, un trastorno derivado de las palabras en inglés “ring” (timbre) y “anxiety” (ansiedad), el cual consiste en sentir ansiedad al no tener ninguna notificación o sonido en tu móvil.

Según un estudio de la Universidad de Michigan, aquellos que tienen más posibilidades de desarrollarlo son quienes tienen demasiado apego a su celular, ya que se preocupan porque las personas con las que interactúan los abandonen.

“Son personas que necesitan sentirse seguras de que su pareja se preocupa por ellos y recibir mensajes continuamente lo consideran una demostración de que, verdaderamente, le importan a la otra persona”, dijo Kruger.

“Los individuos que anhelan sentirse tranquilos y seguros respecto de la fortaleza de sus relaciones sociales son más propensos a experimentar las llamadas y los mensajes “fantasmas” en sus teléfonos celulares. Ellos piensan que oyen el timbre del teléfono o lo sienten vibrar, pero no es una llamada real”, señaló.

"En aquellos que están preocupados por perder a sus relaciones anhelan recibir mensajes de alguien porque, de esa manera, sienten que son importantes para los demás”, explica.

El equipo de Kruger encontró que quienes mantienen una distancia psicológica normal con otras personas son menos propensos a vivir experiencias de mensajes falsos.

El estudio fue realizado por el equipo de Kruger, quienes analizaron las respuestas  de 411 estudiantes de la Universidad de Michigan para determinar el número de veces que experimentaron llamadas fantasmas, y el grado de apego que tenían en sus relaciones interpersonales.

Los investigadores comprobaron que la vibración ‘fantasma’ fue citada por el 75% de los encuestados, seguida por las notificaciones y las llamadas ‘fantasmas’, experimentadas con menor frecuencia por los participantes.

Según Kruger, algunas personas están muy molestas por este fenómeno, muchas otras simplemente lo ignoran y, alrededor del 12 por ciento, tratan de detener los mensajes ‘fantasma‘ poniendo su teléfono lejos, dándole la vuelta, o apagándolo.

Este investigador destaca que su trabajo es uno de los primeros en vincular las señales ‘fantasmas’ con atributos psicológicos, y el primero que las relaciona expresamente con la ‘ansiedad de apego’, pero reconoce que “es un área que necesita más estudio”.

La próxima que te pase alguna “llamada fantasma”, trata de darte cuenta de qué tan adicto eres al celular y mejor comienza a hacer planes en la vida real con tus amigos y seres queridos.

Con información de EFE.