El embarazo es una de las etapas más maravillosas que experimenta una mujer. Sin embargo, también atraviesa por algunas molestias que hacen que la mujer se sienta incómoda. De las más conocidas son los famosos bochornos.
Un bochorno es la sensación repentina e intensa de calor en el rostro y la parte superior del cuerpo.
Puede estar acompañado de latido rápido, sudor, náuseas, mareo, ansiedad, dolor de cabeza, debilidad o una sensación de sofocación seguida de escalofríos. Ocurren porque se tienen bajos niveles de estrógeno.

El ambiente y la ropa
Aunque parezca algo obvio, hay que tomar siempre en cuenta el ambiente de nuestra ciudad y la ropa que usamos. Hoy en día, tenemos una gran ventaja sobre nuestras mamás o abuelas: la ropa de maternidad se ha vuelto más cómoda y más moderna. Lo ideal es usar prendas que estén hechas de algodón, lino, seda o cualquier otro tipo de tela que sea fresca y delgada.
Si sales muy por la mañana y hace frío, puedes usar un sweater que te sea fácil quitarte.

Hábitos
Practica un poco de ejercicio; más aún si es de “bajo impacto” como yoga, caminata o natación, pues este tipo de disciplinas ayudan a relajar los músculos y te enseña a controlar tu respiración.
Al terminar, no dudes en darte una buena ducha con agua tibia; esto contribuirá a que bajes tu temperatura corporal de manera natural. El agua fría, aunque se sienta muy refrescante, te ayudará a calmar el bochorno sólo de momento.
Otro consejo maravilloso, es dejarte consentir con un masaje. Hoy en día, hay varios spas que ofrecen masajes especiales para embarazadas. Con esto, ayudarás a mejorar tu circulación y a eliminar la retención de líquidos.

Alimentación
La comida que ingieres, aunque parezca increíble, también es un factor que puede aumentar o disminuir la intensidad de los bochornos durante el embarazo. Es recomendable tener varias comidas al día, frecuentes, frescas y escasas; de preferencia que no sean irritantes (café, refrescos, picante, tés, alcohol), muy calientes y/o muy grasosas. Por otro lado, por ejemplo, es aconsejable poder comer alimentos elaborados con mijo, tofu y nueces de soya, debido a que pueden aportar el estrógeno que nos hace falta.
En cuanto a qué tomar, lo ideal es beber agua natural o de algún sabor fresco (limón, Jamaica, tamarindo, sandía).

FWD Consultores/Agencias

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...