Revistas especializadas dan a conocer hoy cinco de los avances científicos que tuvieron éxito en este 2016, como son la detección de las ondas gravitacionales y la aproximación a Júpiter, que lideran ese listado.

El primer hallazgo fue realizado en febrero gracias a la colaboración del Observatorio de Interferometría láser de Ondas Gravitacionales, dos detectores gemelos operados por el Instituto Tecnológico de Massachusetts y el Caltech.

Dichas ondas son unas perturbaciones espacio-temporales muy débiles que recorren el Universo a la velocidad de la luz.

En segundo lugar está la sonda Juno de la NASA que entró en la órbita de Júpiter en julio, convirtiéndose en el artefacto humano más próximo al planeta gigante.

Juno está diseñada para averiguar, entre otras cosas, si Júpiter tiene un núcleo sólido. Además trazará un mapa de su campo magnético, y medirá la cantidad de agua y amoníaco en su atmósfera.

En la lista continúa la misión a Marte, de la Agencia Espacial Europa, llamada ExoMars, cuyo objetivo es investigar si el planeta rojo albergó vida.

La sonda analizará el metano presente en la atmósfera marciana y tratará de determinar si es de origen biológico o geológico.

A este se suma, el satélite MicroSCOPE del Centro Nacional de Estudios Espaciales de Francia, hecho para colocar dos pares de cilindros de diferentes materiales en caída libre alrededor del planeta Tierra.

Por último está el estudio que reveló cómo los perros fueron domesticados no una vez, sino dos, antes de la llegada de la agricultura.

A partir de una indagación genética, los científicos publicaron en la revista Sience que los canes surgieron, de forma independiente a partir de dos poblaciones de lobos separadas, ahora extintas.

Estos animales, que vivían en lados opuestos del continente euroasiático, fueron domesticadas por el hombre.