compartir en:

¿Ejercicios cardiovasculares o de fuerza física? ¿Cuál permite quemar más calorías? ¿Qué tipo de ejercicio es mejor para la salud? Si estás considerando la opción de ingresar a un gimnasio para bajar de peso y no tienes claridad sobre el tipo de ejercicio más adecuado para tu cuerpo, una nueva investigación podría ayudarte con todas estas dudas.

El estudio, preparado por el equipo de investigación del Laboratorio de Fisiología del Esfuerzo de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), logra demostrar que el ejercicio aeróbico combinado con una rutina de ejercicios de resistencia aislada, como los practicados para aumentar la masa muscular en brazos y piernas, eleva el gasto de oxígeno y energía más que el entrenamiento en una rutina de ejercicios convencional.

Revela además que, sorprendentemente, el tipo de entrenamiento que consumió más kilocalorías fue el que representó menos esfuerzo a los participantes, pese a que todas las rutinas ensayadas contaban con la misma intensidad y duración.

Los datos obtenidos en este estudio servirán como ayuda científica para el diseño de programas con distintos tipos de entrenamientos equivalentes en el consumo de energía, lo cual permitirá hacer una comparación más precisa de los efectos de los mismos sobre la salud.

Tres distintos entrenamientos con igual intensidad y duración

Tanto la fuerza muscular como la capacidad cardiovascular (resistencia a un ejercicio continuo) se relacionan directamente con la salud. Esto significa que una persona con buena capacidad cardiovascular y una mayor fuerza muscular gozará muy probablemente de una mejor salud frente a aquellas que no tienen esas capacidades.

Así entonces, los especialistas aconsejan cada vez más combinar ambos tipos de ejercicio para lograr mejores efectos en la salud, en especial cuando se trata de reducir factores de riesgo como la obesidad, enfermedad que tiene una incidencia preocupante en muchos países.

Basados en esto, los científicos de la UPM optaron por realizar un experimento capaz de medir el consumo energético de un individuo mediante la práctica de tres distintos entrenamientos con igual intensidad y duración:

  • Una primera sesión de ejercicios de fuerza con máquinas de pesas.
  • La segunda sesión muy parecida a la anterior pero usando el llamado peso libre (barras, discos y mancuernas).
  • Y una tercera sesión en la que se alternó ejercicios cardiovasculares con ejercicios de fuerza en peso libre.

Uno de los aspectos más interesantes del estudio es que los científicos por primera vez consiguieron medir las dos formas de energía que el cuerpo produce para moverse: la energía aeróbica, mediante el uso de oxígeno, y la anaeróbica, que se logra sin este elemento. Hasta ahora, los estudios solo habían considerado la energía aeróbica, por lo cual no habían calculado toda la energía consumida.

Adicionalmente, durante el experimento se analizó también el esfuerzo que implicó la ejecución de cada uno de los tres entrenamientos, los cuales fueron puntuados por los participantes en una escala del 1 al 10.

Más gasto de energía con menos grado de esfuerzo

El informe señala que el entrenamiento combinado, en el que se alternaron ejercicios cardiovasculares con ejercicios de fuerza, fue el que provocó un gasto energético más alto con, precisamente, menos esfuerzo. En otras palabras, el entrenamiento que mayor energía consumió fue aquel con el que menos se cansaron los participantes.

En concreto, la sesión que alternó ejercicios cardiovasculares con ejercicios de fuerza en peso libre supuso un consumo medio de 259 kcal (esfuerzo: 7,6 puntos) frente a las 173 kcal de los ejercicios con máquinas de pesas (esfuerzo: 8,4 puntos) y las 203 del entrenamiento con peso libre (esfuerzo: 9 puntos).

Estos resultados tal y como indican los investigadores, “tienen una prometedora aplicación práctica en personas con sobrepeso y obesidad, para los que la realización de ejercicio físico conlleva un esfuerzo al que normalmente no están acostumbrados, y en los que se persigue producir el mayor gasto de energía posible para maximizar la pérdida de grasa corporal”.