Con el regreso a la escuela comienzan también las clases extraescolares y el deporte es una de las actividades preferidas por los niños y niñas. Antes de comenzar cualquier ejercicio físico, el calentamiento es fundamental porque un mal movimiento puede producir lesiones. Si el niño deja de hacer deporte sin motivo aparente, el origen podría estar en un dolor en pies que debe corregirse
El pie de un niño no es como el de un adulto en miniatura, sus estructuras no están aún formadas, los huesos no están cerrados y los tendones y ligamentos no tienen la fuerza que tiene el de un adulto.
Cuando los más pequeños practican un deporte con una intensidad demasiado alta, pueden sufrir una lesión en el pie y ese dolor a veces se atribuye erróneamente al crecimiento.
Sin embargo, “los dolores del crecimiento son bastante claros, no duele siempre en el mismo sitio y no se produce cojera”, explican especialistas en podología.
 “Los niños tienen una capacidad de regeneración muy alta y con el reposo y los medios necesarios estas lesiones se solucionan”.
En la infancia estamos a tiempo de tratar y curar algunas patologías, no sólo del pie, también de la rodilla y de la espalda si tienen su origen en un mal apoyo plantar.
Las plantillas personalizadas y ejercicios de potenciación del tibial posterior pueden corregir los pies planos flexibles y semiflexibles, especialmente si se trabajan mucho las puntillas.
También muchas escoliosis (desviación) de la espalda que son consecuencia de una asimetría en las piernas pueden tratarse añadiendo unos milímetros a la pierna.

Atención
Si ves que tiene una marcha insegura o si tropieza con frecuencia, es señal de que algo no funciona bien.

Pies planos
Falta de arco en planta del pie
Pies cavos
Con  bóveda plantar excesiva
Pies valgos
Cuando sufre una desviación lateral del talón
Pies pronados
Cuando la planta del pie mira hacia fuera
Pies supinados
Cuando la planta mira hacia dentro
Rodillas con genu valgo
Cuando sus rodillas tienen forma de “X” y se tocan mucho entre sí
Rodillas con genu varo
Cuando las rodillas se separan mucho y los tobillos se juntan

Músculo acortado
Sobre  todo en la musculatura posterior de la pierna (gemelos). Esto se produce porque el músculo va más retrasado que el crecimiento del hueso y se queda corto. Produce patrones anómalos en la marcha y en el pie
Hiperhidrosis
Niños que tienen una sudoración elevada. Para ello hay tratamientos con polvos

A partir de los 7 años es frecuente el dolor en el hueso del talón  debido al crecimiento del hueso y el estiramiento de los músculos. En muchos casos no sólo aconsejan plantillas, sino estiramientos musculares.

EFE/Agencias

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...