compartir en:

Imagina que el condón se rompió o que simplemente ni lo usaste, así que te viste en la necesidad de comprar píldoras del día después. Sí, imagínalo, porque estas cosas no te pasan a ti...

Antes de tomarla, es importante que sepas esto:

1. Funciona de 3 maneras:

Retrasando o previniendo la ovulación, bloqueando la fertilización del óvulo o evitando que este se implante en el útero.

2. No es un método anticonceptivo:

Infinidad de testimonios afirman que, tras usarla en repetidas ocasiones, deja de funcionar. Sí, podrías quedar embarazada cuando menos pienses.

3. No te protege de las ETS:

Error, una pastilla del día siguiente jamás te protegerá de las enfermedades de transmisión sexual pues no están diseñadas para eso. Tampoco es viable que la tomes y tengas sexo 10 minutos después. No, no te protege de varios encuentros íntimos.

4. Los síntomas:

Tras tomarla, puedes experimentar algunos síntomas, por lo que tras unas horas o al día siguiente, sentirás náuseas, vómito, cansancio o dolor en los pechos.

5. Tu periodo se descontrola:

La menstruación debería llegar una semana después de la fecha programada, pero no, no es así. A veces no llega en un mes...

6. Por supuesto, no se trata de una píldora abortiva:

El anticonceptivo de emergencia retrasa la ovulación (cuando se libera un óvulo de tu ovario y puede, quizás, ser fertilizado por el esperma) y es posible que, en algunos casos, evite que un óvulo que está fertilizado se implante en el revestimiento del útero.

Lo que no hará es terminar con un embarazo existente.