compartir en:

Londres.- Sin jugar, Leicester City consumó una de las más grandes y gratas sorpresas en la historia del futbol inglés, pues el empate entre Tottenham y Chelsea automáticamente lo consagró como campeón de la Liga Premier 2015-2016.
Los “foxes” igualaron el domingo en casa de Manchester United y su inédita celebración tuvo que esperar hasta ayer, cuando los “blues” le sacaron, en los últimos minutos, el 2-2 a los “spurs”, único club que tenía la posibilidad del título.
Así, tras 132 años de existencia, apareció el primer cetro de Primera División en las vitrinas de Leicester, que apenas hace un par de años regresó al máximo circuito.
La hazaña se pactó en Stamford Bridge, donde los “spurs” parecían encaminados a posponer la coronación, pues se adelantaron con las anotaciones de Harry Kane y Heung-Min Son,
Pero Chelsea catalizó la proeza mediante los goles de Gary Cahill y de Eden Hzard.