compartir en:

Aunque no lo creas estos pequeños seres pueden llevarte a la muerte y aunque la mayoría de los insectos son benéficos para el medio ambiente, hay algunos que pueden causar daño a las personas y los animales porque son portadores de enfermedades. Así que toma nota:

1.- Abejas, avispas y hormigas. Las primeras son muy temidas por sus aguijones, ya que son muy dolorosos. Sin contar que la reacción alérgica a la picadura de abeja ocurre cuando la persona se sensibiliza al veneno por una picadura previa.

Generalmente el veneno de la abeja no es tóxico y sólo causa dolor local e inflamación. En el caso de las hormigas, el dolor se debe a la inyección de ácido fórmico en el momento de la picada.

2.- Cucarachas. Estos insectos son los responsables de numerosos padecimientos gastrointestinales y de la propagación de enfermedades infecciosas; a ellos les gusta vivir en lugares donde hace calor, humedad. Es por eso que sus lugares favoritos son las cocinas, despensas, bodegas de alimentos y la basura.

Estas criaturas transportan en su ser bacterias, quistes y huevos de parásitos, sobre la superficie de su cuerpo o por su tubo digestivo, eliminándolos a través del vómito o defecación.

3.-Mosquitos, pulgas y chinches. Las picaduras de los primeros sólo causan comezón, sin embargo hay personas que tienen reacciones alérgicas severas.

En el caso de las pulgas y chinches son que chupan sangre y se alimentan de perros, gatos, seres humanos y otras especies. Las pulgas prefieren la piel de los gatos y perros, aunque también se albergan en la piel humana. Las picaduras con frecuencia ocurren alrededor de la cintura, tobillos, axilas y en la parte posterior de codos y rodillas, provocando pequeñas ronchas que pueden ocasionar prurito y sangrados.

4. Piojos. Estos pequeños insectos parasitarios pueden propagarse a través del contacto íntimo con otras personas. Hay 3 tipos de piojos: de la cabeza, del cuerpo y púbicos. Los piojos del cuerpo pueden alcanzar de 2 a 3 mm. de largo, mientras que los piojos púbicos son mucho más pequeños. Estos se alimentan de sangre humana y depositan sus huevos y materia fecal sobre la piel (también pueden depositar sus huevos en la ropa).

La infestación de piojos en el cuerpo ocasiona una intensa picazón. Cuando los piojos del cuerpo no se están alimentando de sangre, están alojados en los pliegues y costuras de la ropa; por lo tanto, este tipo de piojo se transmite a través del contacto con ropa infectada y ropa de cama, así como con el contacto directo con una persona infectada.