compartir en:

Piquetazo… ¡Broncas del Agua..! Vaya usted a saber en qué municipios del Estado, para no ir más allá de las latitudes morelenses, el agua que nos proveen los sistemas responsables del suministro, los vendedores y si de verdad son potables… Por distintos rumbos de Morelos, las aguas disque potables salen contaminadas, pues cuando abrimos la llave nos llevamos la sorpresa de que huele fuerte a cloro, por razón necesaria de la clorinación que con altas cantidades son objeto las plantas tratadoras donde las hay, y por otro los grandes depósitos para la distribución programada del preciado líquido… Entendemos el difícil problema que significa para los responsables de los sistemas distribuidores, el poder atender a una población que no sólo se multiplica geométricamente, sino que en algunos casos, por los grupos que se asientan en lugares distantes, lo mismo por los muy distinguidos fraccionamientos que por las invasiones de tierras… Todos ellos a final de cuentas pedirán, demandaran y exigirán agua potable… La bronca es, retornando al tema de la contaminación, referir todo lo que nos llega con el agua potable, cuando ésta es pestilente, sarroza o lodoza; contaminada vaya usted a saber de cuantos desechos residuales industriales, que como en el caso de Cuautla, la gente se queja por los daños que sufren decenas de ellos en la piel, como consecuencia de estar altamente contaminada el agua que consumen por tantos desechos… A todo lo anterior, hay que sumar que en algunos lugares el agua llega cargada de microbios, bacterias y quien sabe cuántos bichos malignos, lo cual pone en grave riesgo la salud de los consumidores, pues aún cuando se hierva, muchos de esos microbios ahora son resistentes a cualesquiera tratamiento… Lo anterior obliga a los consumidores fregados a medio calentar, hervir o consumirla como salga… A quienes tienen recursos sin distingo social, también les es necesario con carácter de obligación, adquirir los garrafones de agua a los precios que impongan sin ningún control de ninguna autoridad, los expendedores de ellos llevados a domicilio o vendidos en los comercios que los expenden; lo mismo pasa en los lugares que ofrecen el servicio de garrafones rellenados o intercambiados, lavados en sus espacios a como Dios les dé a entender, lo cual no siempre garantiza limpieza total ni mucho menos protección para la salud pública de los consumidores quienes de verdad nos la jugamos con la esperanza de que el Sistema de Salud Pública Estatal sea vigilante de ésta, su responsabilidad… ¿Por cuánto, y cuántas veces lo hacen a la semana, mes, bimestre, trimestre, semestre o al año tal supervisarán? ¿Capacitarán a los surtidores y expendedores referidos para obligar a proveedores de todo tipo de agua potable a fin de que estas realmente los laven e incluso que sus espacios cuenten y tengan óptimas condiciones de higiene en su procesamiento y suministro de esas aguas que consumimos..? Ahí le dejamos este encargo a la secretaria de Salud Patricia Mora, por cuanto a la pureza y a la calidad del agua, junto con la eterna carabina de Ambrosio que resulta ser la Profeco, aquí a cargo de Zaira Antonia Fabela Beltrán, para que ejerza de verdad el control de precios en el expendio de este necesario producto embotellado… El tema del agua, da para esto y mucho más… Estaremos al pendiente para saber y ver qué es lo que hacen al respecto éstas y otras de las ínclitas autoridades, como lo son las de todos los sistemas de agua potable, para darnos garantías por cuanto a la calidad, suministro y precios que se imponen, frente a toda la población consumidora… Si se reflexiona y analiza este tema, económicamente significa cientos o miles de millones de pesos, por lo que se recauda en los espacios gubernamentales municipales y por lo que se cobra en la venta de garrafones, botellas, botellitas y botellones… ¡Que conste, no descubrimos el hilo negro, ni mucho menos el agua tibia pero si retomamos y referimos el tema de las aguas contaminadas que suministran los sistemas y los precios abusivos que imponen los expendedores, no más para recordárselos como una obligación que tienen para acabar sobre todo, con las aguas puercas..!
 

Por: Pablo Rubén Villalobos

[email protected]