Diario de Morelos
Copa Morelos 2016

TESTIMONIO: Dilemas y trilemas

A través del bosque, corría desaforadamente un armadillo; en una parada que hizo para tomar aire, se le acercó un venadito y le preguntó: ¿por qué  estás corriendo, hermano Armadillo? Le respondió: Ay, hermano Venadito, es que  su  majestad el León se va a comer a todos los animales de boca ancha. Pero, ¡por qué te preocupas!, si tú tienes la boca angosta? Ay, hermano Venadito, es que el mundo está tan revuelto que mientras se averigua si tengo la boca angosta o tengo la boca ancha, mejor me pinto. Valga  la aplicación  de esta fábula a la situación del dilema acusatorio que confrontan las autoridades municipales de esta villa, en lo referente al fraude, robo, saqueo o sustracción presupuestal (la configuración del delito es lo de menos) que resintieron las arcas municipales, originados por esa empresa de protección ambiental, por el contrato de la recolección de basura en el trienio 2006-2009,  soslayado “de muertito” por el siguiente mandato 2009-2012. Explicaciones tentativas  en la conducción de esta ciudad de más de un millón de habitantes:  1º tiene una minoría, pero una  muy minoría, de pobladores sumamente ricos, multimillonarios (con lujosas residencias en las  colonias Delicias, Reforma, Burgos); 2º otra clase media de profesionistas, comerciantes en pequeño; 3º establecimientos de tienditas reparadoras de calzado, talleres mecánicos,  plomeros, electricistas, artesanos, taxistas, choferes, transportistas, trabajadores domésticos; los niveles de escolaridad, básica, media superior y superior, rebasan los promedios nacionales; 4º en la entidad se aloja la concentración más alta de centros de investigación, ciencia y  tecnología del país, con unas 32 instituciones y más de 2,000 investigadores, experimentadores y científicos de alto nivel.  Lamentablemente aparecen ciertos dilemas y trilemas,  enunciados como sigue: 1º Una inmensa población sobreviviente de pepenadores en basureros, de liquidaciones y  de recolectores de desperdicios en los Patios de la Estación;  de  diableros y cargadores en el mercado ALM; de peones,  jornaleros, albañiles, avecindados en la periferia de este valle de Cuauhnáhuac. Lamentablemente, la falta de empleos permanentes, más o menos bien remunerados, con derechos laborales, mínimas adicionales de seguridad social, fondo de retiro para jubilación y otros han estado propiciando el incremento de robos en lugares aislados, asaltos a mano armada, saqueos en casas habitación, despojo de vehículos y otros delitos en contra de las personas, las familias y la sociedad morelense en general.  Las autoridades estatales y municipales han anunciado el aumento de  policías y   vigilantes para disminuir estos males personales y/o familiares. Es una buena esperanza el Plan Estatal de Desarrollo  2012-2018, publicado en el Diario Oficial del Estado  (DDM, al servicio de la comunidad, del 2 de abril de 2013). Surgen las preguntas en su debida aplicación, a efecto de que no pase a formar parte de los bien intencionados, de los que ya están llenos los cinco infiernos de  la Divina Comedia de Dante Alighieri. 1ª ¿Con qué gente? No se menciona a las dependencias, ni a los equipos responsables de su ejecución.   2º ¿Con qué presupuestos? Tampoco se indica la cuantía de los  fondos asignados a dicho plan. Cuando el 90% de las   recaudaciones van a parar a la gruesa nómina de  esa  burocracia estatal o municipal, tragona de papel, inútil; al que anda entre la miel algo se le pega: vehículos, viáticos, el 10% que se da al personal oficial comisionado, o sea “el diego”,  pero no Juan, al que se le apareció en el cerro del Tepeyac,   delegacion de Gustavo A. Madero, DF, nuestra Virgencita de Guadalupe, patrona y dueña de México, registrándola en su tilma, sino el porcentaje del monto de las compras oficiales,   así como de otras pequeñas dádivas, gratificaciones y muestras  de reconocimiento mediante cenitas en restaurantes de postín, viajes en helicópteros del amor. 3º Finalmente, ¿cuándo y cómo se evaluarán los dilemas y trilemas del oficialismo vigentes? Se recomienda al interlocutor esperar sentado en la sombrita con paciencia, pero mucha paciencia, eh. Es cuanto.