Diario de Morelos
Copa Morelos 2016

MIRADOR: Jean Cusset

Jean Cusset

Jean Cusset, ateo siempre con excepción de las veces que se siente feliz, porque entonces necesita alguien a quien darle las gracias, dio un nuevo sorbo a su martini -con dos aceitunas, como siempre- y continuó:

 

-No se puede probar científicamente la existencia de Dios, del mismo modo que no se puede probar teológicamente la existencia de los protones y los electrones. Sin embargo, Dios existe, y posiblemente los protones y los electrones existan también.

 

-Lo que sucede -siguió diciendo- es que al parecer Dios gusta de jugar a las escondidas con los hombres, y sólo se les ha ido revelando lentamente. Cada descubrimiento que los hombres hacen, ya sean las grandes cosas que con los microscopios pueden verse o las pequeñas que con los telescopios se pueden ver, es como si el hombre encontrara a Dios oculto atrás de un microorganismo o de algún astro.

 

-Por eso -dijo Jean Cusset- quienes no contemplan el universo de lo creado jamás encontrarán a Dios. Porque no juegan con Él a las escondidas.

 

Así dijo Jean Cusset. Y dio el último sorbo a su martini. Con dos aceitunas, como siempre.

 

¡Hasta mañana!...