Diario de Morelos
Copa Morelos 2016

Atril: Locura política

Cualquiera podría calificar: “eso es futurismo anticipado”. Pero no; desde ahora mucho de cuanto hacen los políticos tiene un propósito electoral. Es el caso de  la presidencia municipal de Cuernavaca, cuyo resultado de la elección de 2013 se conectará con la gubernatura de 2018. Sin embargo, hay niveles y circunstancias. Especie de mayordomo de la residencia oficial del Gobernador, la secretaría técnica de la gubernatura le sirvió a Jaime Álvarez Cisneros para subir a secretario de Turismo, y la Semana Santa para ponerlo en los medios. Fue “nota” porque ésta suele escasear en días de asueto. Tras un recorrido por balnearios y otros puntos de interés tradicional, se rebanó los sesos para llegar a la conclusión de que “Morelos sigue siendo un polo turístico para los visitantes del centro del país”. El descubrimiento del agua tibia, acorde con la mentalidad foránea y baja estatura política del “descubridor” que no lo coloca en el nivel de la alcaldía citadina. Con lo cual concuerdan los priistas resucitados mediante chambas federales como Francisco Moreno Merino, Jorge Meade Ocaranza o Guillermo del Valle y las Mariselas Sánchez, hija y madre, esta última aún en “la banca” y ellas y ellos avizorándose en la contienda por el relevo de Jorge Morales Barud. Mas como en la “democracia” cualquiera puede aspirar, del otro lado se emociona Jordi Messeguer, el chamaco perredista y diputado local  por obra y gracia del voto lopezobradorista. A veces pasa que lo que hoy parecen locuras mañana serían accidentes políticos… ADELANTADO a las críticas a los viajes de funcionarios, el gobernador Graco Ramírez partió a los Estados Unidos asegurando que viajó no con cargo al erario público, sino  con su dinero. Así, es de esperarse que el propio mandatario o Jorge Messeguer muestren en rueda de periodistas las facturas de los boletos de avión, hospedaje y alimentos. Pendientes... LA demanda penal versus el ex secretario de Finanzas, Alejandro Villarreal Gasca, y dos funcionarios más del gobierno de Marco Adame, no es, ni con mucho, un “albazo”. La acusación sonó fuerte: administración fraudulenta, incumplimiento de funciones públicas y ejercicio indebido de funciones. Un desorden, o si lo prefiere el lector, un desmadre pero no peculado, según el anuncio espectacular de Jorge Messeguer. Sin que el comentario entrañe defensa (los imputados ya están muy grandecitos para defenderse solos), la sociedad percibe este tipo de noticias como intentos para desviarle la atención sobre problemas mayores. Sin acusados en prisión pocos les creen. Mientras tanto, la cotidianidad de la violencia continúa, “normales” los ejecutados de fines de semana y recurrentes los reproches a la autoridad como este de vecinos de Vista Hermosa, Reforma y Delicias: Frenados los asaltos y robos de vehículos en la ciclopista, apenas las policías preventivas de Cuernavaca y del estado aflojaron la vigilancia, regresaron los bandidos. En los últimos días atracaron a una familia y le arrebataron su iPhone, y asaltaron a sendas parejas que paseaban a sus perros o caminaban simplemente. E igual en espacios innumerables del territorio estatal, sin que ello merezca conferencias de prensa… ME LEEN  MAÑANA.