Diario de Morelos
Copa Morelos 2016

Atril: Enésimo reemplacamiento

Sexenales las placas vehiculares hasta el sexenio de Ernesto Zedillo, de un mismo color e idéntico el diseño en todo el país, en 2000 que llegó por primera vez el PAN a la Presidencia de la República la farsa del “cambio” de Vicente Fox las impuso trienal o cuatrianualmente. Cada estado sacó las propias, distintas entre unas y otras, predominante el azul, con números y letras más pequeñas, menos visibles para dar espacio a los simbolismos de cada entidad. Borrachos de poder, en Morelos los panistas que hoy sufren la “cruda” dibujaron una imagen de Emiliano Zapata muy parecida a Sergio Estrada, faltándole el respeto al caudillo suriano. El joven Gobernador y su círculo de amigos festejaban la “ocurrencia”. Lalo Becerra, Poncho Pedroza, Pepe Sigona, Clau Mariscal y más de la banda de neopanistas vaticinaban “el cambio”. No se equivocaron: en muy poco tiempo pasaron de clasemedieros a millonarios; hicieron evidentes los grandes negocios bajo la mesa como el diezmo por el contrato de la manufactura de las placas. Trece años después sigue la mata dando. Liberados los automovilistas de la tenencia (se supone que al menos quienes tengan “naves” de menos de 250 mil pesos), eso ya es ganancia, pero deberán apoquinar casi mil 200 por las placas, la tarjeta de circulación y el seguro de daños a terceros. Obligatorio este último, ya hemos comentado que está requetebién: quinientos no son muchos pesos; es como llenarle a un carro compacto el tanque de gasolina de 40 litros. Pero no así el volumen. Representando un negocio de cientos de miles de pesos, se han alentado las empresas aseguradoras que hace días deberían estar ofertando pólizas más baratas que 500 pesos, además de por la Internet mediante campañas en periódicos, la radio y la televisión, en stands zocaleros y el entorno de las ventanillas de la Dirección de Control Vehicular donde mañana comenzará el trámite. Con letras y números más visibles las nuevas placas, eso también es bueno, y mejor el chip de seguridad en láminas. Viejo el tema del registro vehicular, el reemplacamiento servirá para actualizarlo pero quedará cojo, pues la muda de placas no será en todo el país. Todavía con Zedillo en la Presidencia, tronó el Registro Nacional de Vehículos (Renave). Detenido en Cancún el director de la empresa para ello concesionaria “Ricardo Miguel Cavallo”, una imagen periodística hizo que lo descubrieran como el teniente de la Armada Miguel Ángel Cavallo alias “Sérpico” durante la dictadura argentina (1976-1983), acusado de genocidio, tortura y terrorismo. Todo por las placas, por cierto permanentes en múltiples países, sin importar que los carros cambien de propietario. En Estados Unidos incluso las hay individualizadas, impresos el símbolo o la leyenda por la que pague el dueño para personalizarlas o apoyar causas sociales; en Brasil y en Canadá las placas traseras tienen precintos cuyo color varía según el año de la última revisión, y en la Argentina las láminas no han variado desde mediados del siglo pasado, negro el fondo y blancas las letras y el borde, identificables a la distancia por las cámaras de videovigilancia y registrados los datos en las computadoras de las patrullas policíacas... ME LEEN MAÑANA.