Diario de Morelos
Copa Morelos 2016

Son gasoducto y termoeléctrica proyectos seguros y sustentables

Tecnología. Hasta el último rincón de la termoeléctrica se vió en el estado de Puebla; aquí, una parte de la tecnología que se usa.
Tecnología. Hasta el último rincón de la termoeléctrica se vió en el estado de Puebla; aquí, una parte de la tecnología que se usa.

"Les pongo el ejemplo del gasoducto de Manzanillo-Guadalajara. Ahí cruzamos varios kilómetros de sembradíos de caña. Es sabido que para poder cosechar se tiene que provocar un incendio en la cosecha, y les comento que debajo de esa siembra de caña cruza el gasoducto que va de Manzanillo al estado de Jalisco.” - Julio Díaz Vargas, titular de proyectos

Aludiendo a la tecnología de punta con la que se construyen y operan las termoeléctricas y gasoductos de la CFE en otros estados del país, el titular de la Dirección de Proyectos de la paraestatal, Julio Díaz Vargas, busca el voto de confianza de los habitantes de Huexca para la termoeléctrica, dados los temores que presentan, al señalar que pudiera ocurrir una explosión debido a que el gasoducto cruzará por zona volcánica.
Díaz Vargas puso de ejemplo el gasoducto de Manzanillo-Guadalajara, donde cruzaron varios kilómetros de sembradíos de caña y no pasó nada.
Añade: “Eso fue en junio del año pasado. Fueron 310 kilómetros desde Manzanillo, Colima, hasta El Salto, en Jalisco. El gasoducto pasa cerca del aeropuerto y cruza zonas del volcán de fuego y, hasta la fecha, todo opera sin problema alguno”.
Y es que, según el ingeniero, los gasoductos que transportan gas natural son diseñados con base en diversas normas mexicanas, principalmente la NOM 07, que regula el transporte del combustible y establece que como mínimo la tubería se entierre a 90 centímetros de profundidad. Sin embargo, refiere que ellos lo instalan de 1.50 a 2 metros como mínimo.
En el caso de la termoeléctrica, apunta que el riesgo más grande que enfrentarían en caso de una explosión por la utilización del gas, los obliga a restringir la actividad en un área de 52 metros de radio a partir de las turbinas.
“Instalamos la central estratégicamente, de tal manera que las turbinas, en caso de que suceda alguna explosión o incidente no deseable, no vaya a afectar afuera de la barda perimetral de la central; por eso me preguntan: ¿dónde puede vivir una persona?, y yo les contesto que puede vivir pegado a la barda perimetral y no le pasará nada. En Huexca, las escuelas se encuentran a 700 metros de las turbinas y no corren peligro”, asegura.












Hazte fan de Diario de Morelos en Facebook y síguenos en Twitter para estar actualizado con las últimas noticias de Morelos, México y el mundo.

COMENTARIOS