Diario de Morelos
Copa Morelos 2016

Otras elecciones, otras promesas

“Prometer no empobrece, dar es lo que aniquila”, reza un conocido dicho mexicano, que a decir del analista político Jorge Alberto Ornelas Lizardi, se acomoda a las promesas con las que, en cada periodo electoral, los políticos atraen el voto ciudadano para ocupar un puesto de elección popular; aunque al finalizar su mandato, las promesas no se hayan cumplido.


“Mientras nosotros como sociedad no implementemos una revisión de lo que ellos proponen, las promesas se quedan simplemente en eso. Puede ser que cumplan una parte, pero después, cuando están por terminar su mandato, nos dicen que les ponen dificultades, que el dinero no alcanza, y se disculpan por lo que no hicieron”, explica.
Y añade: “Como ya se van, algunos de ellos se vuelven millonarios en pocos años y ya no se les vuelve a ver, ¡ya no hay a quién reclamarle!” Entre los casos que se conocen, se puede citar el de los habitantes de la colonia Carolina, de Cuernavaca.
De acuerdo con el presidente del Consejo de Participación Social, Israel Melgar, desde hace medio siglo sus abuelos, padres y ahora los descendientes esperan que los alcaldes y gobernadores les construyan un espacio de recreación.
“La obra se está pidiendo prácticamente desde hace más de 50 años. Teníamos mucha esperanza con Sergio Estrada Cajigal, en 1997. Después, con José Raúl Hernández Ávila. También con Adrián Rivera Pérez, con Jesús Giles Sánchez, y así nos vamos hasta llegar con Manuel Martínez Garrigós”, refiere el ciudadano.
Describe las promesas que recibieron del ex alcalde de Cuernavaca Manuel Martínez, durante su campaña para presidente municipal, en 2009.
“A nosotros nos quedó a deber una obra. Nos anunció que en el Comité de Planeación para el Desarrollo del Municipio (Coplademun) ya tenían un presupuesto de 3 millones de pesos para la adquisición de un inmueble para construir una cancha de usos múltiples”; sin embargo, indica que el terreno nunca se compró.
El lote sería destinado para repartir leche Liconsa y construir las oficinas del Consejo de Participación de la colonia. También para un consultorio del sector salud y un módulo de seguridad pública, “pero hasta la fecha no hay nada”, afirma.
Refiere que antes de que Martínez Garrigós solicitara licencia para separarse del cargo de alcalde y competir por la candidatura al gobierno del estado (la cual no alcanzó), vinieron  las complicaciones. “Nos dijeron que había un dinero, pero que se desapareció de la noche a la mañana”.
Añade que un engaño similar lo vivieron los habitantes de El Cebadal, poblado que pertenece a la colonia Santa María Ahuacatitlán, de Cuernavaca, a quienes el ex edil les prometió una carretera de dos carriles para conectar su comunidad con la cabecera, Santa María, y con Cuernavaca; sin embargo, tampoco les cumplió.
“El enojo, más que entre los poblados o los ejidos, es con el ex alcalde, porque no les cumplió; porque no hizo lo que prometió y firmó de manera hipócrita y antimoral con un notario público. Sabemos, no tiene ningún efecto jurídico, pero sí es algo que encabrona”, enfatiza.












Hazte fan de Diario de Morelos en Facebook y síguenos en Twitter para estar actualizado con las últimas noticias de Morelos, México y el mundo.

COMENTARIOS