Siguenos en
    

Regresa Édgar Tamayo a su casa; Miacatlán

Miacatlán.-Intentó ser fuerte mientras veía pasar el ataúd con el cadáver de su hijo pero no pudo. Apretó los puños, pero la tristeza doblegó su fuerza de voluntad. No pudo más, y poco a poco se ablandó el rostro duro de don Héctor Tamayo, quien bajó la mirada y caminó a prisa para recibir el féretro de Édgar en la entrada de su casa.

Ayer, en Miacatlán, Morelos, la gente no durmió. Inclusive, hasta hoy aún siguen con día y medio de velorio en el que rezan a Dios para que se apiade del alma de su paisano Édgar Tamayo Arias y encuentre la paz eterna.

Más que llanto y dolor, el ambiente en la casa de los Tamayo fue de resignación. Tendido en un ataúd color caoba, pero de metal, cuatro velas, una en cada esquina rodearon a Édgar. En dirección hacia su cabeza, colocaron una fotografía reciente en la que el sonreía como todos los años que estuvo en prisión: con la mano al teléfono, detrás de cristal en el área de visitas.

El incumplimiento de rutas ecológica y la falta de “campaneo” como señal para la recolección de basura, son algunas de las causales por las que puede rescindirse el contrato al grupo de empresas aglutinadas en las siglas Sirec...

Con una ceremonia discreta, ayer en la sede del Poder Legislativo fue conmemorado el aniversario de la creación de Morelos como entidad federativa..

Hace muchas lunas, la familia Brizio Carter se mudó a vivir del Distrito Federal a la hermosa “perla de occidente”, de donde era originario mi padre, Don Arturo Brizio Ponce de León...