Siguenos en
    Redes Sociales

Diversidad, siendo feliz en el cuerpo equivocado

julio rutiaga

julio.rutiaga@diariodemorelos.com

temixco, MORELOS 

Al caer la noche, Xiomara pinta sus ojos con delicadeza. Una luz tenue resalta el contorno de sus labios; un vestido ajustado y corto, cubre su cuerpo de hombre atrapado en el sentimiento de una mujer desde hace casi dos décadas.

Xiomara es un transexual considerado como escort, evita riesgos en la calle y elige la Web para ofrecer sus servicios.

No siempre se ha dedicado a la prostitución; antes estudió belleza y hasta tuvo un salón, pero los ingresos no eran suficientes, así que cambió de oficio.

“La economía bajó, el empleo, sin trabajo, tenía mi negocio, pero realmente no funcionó y pues tuve que meterme a esto”, dice.

A pesar de no tener mucho tiempo en la profesión, afirma que hay días buenos; “en un día me he ganado hasta cuatro mil pesos”, y comenta que la mayoría de sus clientes son hombres de edad avanzada, y que muchas veces sólo le piden ir a tomar una copa.

Pero no todo es fácil, los riegos siempre están latentes; en una ocasión fue víctima de la delincuencia; “me asaltaron a punta de pistola, me golpearon y ultrajaron”.

Pero prefirió no denunciar, por miedo a que hubiera represalias o ser ignorado por su condición.

Xiomara vivió una infancia normal; fue a los 6 años cuando percibió que le gustaban los niños, y hasta le llegó a comentar a unas de sus hermanas que cuando cumpliera 18 quería verse como mujer.

“A los 15 años decidí meterme a un tratamiento hormonal. Así detuvo parte de su desarrollo; sus senos aumentaron de tamaño, pero su voz no cambió.

El apoyo de familia es fundamental para Xiomara, pero asegura que en un principio no fue fácil para sus papás; “la que tardó en superarlo fue mi mamá”.

Sus padres le enseñaron a trabajar para ganarse la vida, algunas en la herrería de su padre, y a su madre en las labores del hogar, “le ayudo a barrer, a trapear, me ha dicho que si quería ser mujer, tenía que hacer lo que ella me mandara.”

“Estoy muy contenta y feliz por ser quien soy, a mis 24 años, no me arrepiento”, concluye.

Víctor Miranda, condenado a morir en California, es visitado por tres amigos, a quienes confiesa que espera una revisión a su caso por anomalías en el proceso. Recluido en la prisión de San Quentin, una charla con Pablo Castro ilustra lo que vive y siente este hombre de 36 años, que ha pasado 15 sin libertad.

El representante legal de la empresa PASA Cuernavaca SA de CV, Guillermo Pasquel Hernández, dijo que van a proceder por las vías legales que sean necesarias, incluida la penal, en contra del ex alcalde, Manuel Martínez Garrigós y de todos los miembros del cabildo 2009-2012, que aprobaron suspender la concesión que ostentaba su representada.

Informa Mónica Reyes Fuchs, secretaria de Turismo, que la entidad será, por segundo año consecutivo, la sede de Meeting Place México.