Diario de Morelos
Copa Morelos 2016

Va de cuento: Por quién votar

La verdad es que estoy hecho bolas y no sé por quién voy a votar en las elecciones de junio para diputados federales, locales y presidente municipal, porque hay tantos candidatos, la mayoría de ellos son desconocidos y tiemblo al pensar que alguno de los que conozco vayan a llegar al poder –declaró el del canal 18 en la rueda de prensa.
El de Radio Noticias entrevistó al que había sido Secretario de Desarrollo Sustentable y le preguntó qué haría con los árboles de la ciudad y en especial los de los parques del centro, contestó que los tirarían todos porque él querría hacer una gran plancha, que además, para árboles ya había bastantes en las casas particulares de las colonias Reforma, Delicias y en la calle Madero. El locutor le inquirió si había pasado por la calle Madero, cuyos árboles los ha destruido la compañía Federal de Electricidad para tender sus líneas. “Hace años que no voy por ahí porque no es mi rumbo. Yo vivo por Palmira”. Contestó el candidato a presidente municipal.  
-Cuando les pregunté por separado lo que pensaban hacer en cuanto al problema del agua en Cuernavaca, uno me contestó que no había problema de agua potable en la ciudad, otro dijo que quienes tenían albercas podían estar tranquilos, porque se les surtiría el agua con todo y cloro y el tercero prometió que iba a obligar a los refresqueros a bajar el precio del agua embotellada, pero ninguno se acordó que la gente quisiera tener agua potable en su casa y no tener que acarrearla desde algún pozo o comprar las costosas pipas –exclamó uno de los periodistas.
Uno de ellos declaró que iba a cooperar con la Policía Única, consiguiéndole autos con un descuento; prohibiría que los taxis circularan por la ciudad a menos que fueran del año, a quienes les haría el 10%, más 12 meses sin intereses. El otro dijo que haría de la Plaza de Armas un campo de futbol y las gradas en el Palacio de Gobierno. La otra no quiso ir a la rueda de prensa porque, aunque todos la conocían, le daba pena encontrarse entre tantos señores. Pero eso sí, todos ellos prometieron declarar sus bienes y en especial luchar contra la corrupción y contra la impunidad. Todos los de los medios nos quedamos perplejos, hasta que el de la SNN preguntó que dónde había tantas cárceles y quien iba a traer a alguien para cerrar la puerta.
Uno de los candidatos exclamó: Pueden estar seguros que yo seré honesto, porque soy un hombre rico y no tengo necesidad de robar. El otro dijo que nunca le habían comprobado nada mientras estuvo en el puesto público, a pesar de que se usaron varios miles de millones en gasto social y ayuda a los más necesitados; un tercero explicó que había sido funcionario durante los últimos tres sexenios y había salido con las manos limpias.
-A mí, nadie me puede señalar como corrupto o deshonesto, porque jamás he trabajado en el gobierno y todavía no he aprendido nada, porque yo tengo mi pequeña imprenta y ya verán como le voy a hacer un buen trabajo de papelería para todo el gobierno, donde ganaré más de lo que me den de sueldo, sin necesidad de tomar dinero del erario –mencionó otro de ellos.
Uno de los reporteros gráficos intervino diciendo que quien tenía poco dinero no iba a saber cómo hacer obra y se iba a robar poquito como el de Guerrero; el que había trabajado en gobierno no perdería el tiempo en hacer política pues se las sabía de todas todas. El millonario tenía razón en decir que él ya era rico y no tenía necesidad de robar, pero sabemos que el que más tiene más quiere y no se va a conformar con ser millonario, sino que querrá ser multimillonario cuando deje el puesto. Del otro dijo que como funcionario se sabía cuánto se echó a la bolsa. Toda la gente se dio cuenta que es un ladrón, pero nadie mencionó que era tan tarugo como para que se lo comprobaran.