Siguenos en
    

Llevan a Morelos en alma y cuerpo

Cuando se platica con Alma Álvarez, oriunda de Cuernavaca, su voz bien timbrada se asemeja a la de una cantante. Tiene  27 años y salió un día hace ya ocho años de Miacatlán, Morelos, donde residía, hacia E.U. Se fue de su pueblo y de su estado “porque no encontré allá, Lya, las oportunidades económicas para pagar los estudios que quería hacer”.


Y lo hizo, llevando tras de sí los aromas y guisos de su estado de Morelos. Llegó directamente a California. “Ahí empecé a trabajar en una tienda de electrónica, no sabía inglés, por lo que no tenía acceso a los clientes. Más tarde amplié mis conocimientos al ingresar, primero, a una fábrica de ensambles electrónicos. Por las noches, esos cuatro años que duré en esa fábrica l