Siguenos en
    

Derechos universales de los migrantes

Tal parece que el problema migratorio de compatriotas hacia los Estados Unidos vuelve a entrar a la Ley de Naturalización de 1790, la cual estipuló que en la nueva República sólo a inmigrantes libres y blancos se les concedería el derecho a adoptar la ciudadanía estadounidense. Esta restricción tuvo una vigencia de 162 años hasta que la ley Walter Mc Carrán aseguró que la naturalización no se negaría por motivos raciales. Ley injusta, racista, incoherente y contradictoria que fue derogada en el año de 1952, según lo describe el historiador Ron Takaki.
Existen Conferencias y Acuerdos internacionales, de los que Estados Unidos y México son signatarios sobre el desplazamiento de habitantes de un país a una región como consecuencia de cataclismos naturales, guerras, violentos cambios sociales, éxodos de una ciudad a otra, del campo a una ciudad o viceversa para encontrar trabajo, entre otras causas. Las inmigraciones han sido objeto de Convenciones Internacionales llevadas a cabo en Europa y América Latina.
Pero ahora hemos entrado a una nueva era en la historia de la migración mexicana hacia el país de los dólares. Este nuevo periodo se empieza a definir más como político que como una necesidad de trabajo. Se calcula que para el 2050 la población de inmigrantes mexicanos será mayoría; una fuerza política que le quita el sueño al Tío Sam y sobre todo a los republicanos. Así lo ve este partido conservador, a pesar de que la fuerza de trabajo de nuestros connacionales es muy necesaria en todos los rubros de la economía norteamericana.
Detenciones, prisiones, deportaciones masivas y separación de familias es el tema actual. Inclusive, han habido iniciativas de ley para negarles la ciudadanía a los hijos de migrantes que nacen en la Unión Americana. Y leyes racistas como las del estado de Arizona ya se empiezan a implementar en algunos otros estados. Es muy necesario que en México el actual gobierno que encabeza Enrique Peña Nieto vuelva a revisar el Tratado de Libre Comercio para que incluya el problema de la migración a los Estados Unidos y a Canadá. Urge una revisión tanto a este Tratado así como a las Conferencias, Acuerdos y Convenciones Internacionales sobre el mismo tema.
 Ante este escenario de incertidumbre, resulta necesario, más que la Seguridad Nacional, la elaboración de un proyecto migratorio alterno que dé seguridad a la fuerza de trabajo de nuestros compatriotas que abandonaron nuestro país en busca de trabajo para ganar dólares que ayuden al sostenimiento de las familias que se quedan en sus terruños o ciudades. En México existe mucha pobreza que aumenta cada año con el descontrolado crecimiento poblacional y la falta de empleos estables.

Por  José Ríos. 
*Migrante.