Siguenos en
    

Derechos, sí; aquí y allá

Cada vez son más los reclamos por mejorar los derechos humanos de los migrantes en los Estados Unidos. Ya no quieren ser tratados bajo leyes racistas, ni mucho menos que se menosprecie el enorme aporte que a la economía del país del norte realizan millones de migrantes mexicanos; entre ellos, miles de morelenses. Sin embargo, creo que a la par que nuestros paisanos trabajen allá por mejorar sus derechos, aquí en México, en cambio, sí cantamos mal las rancheras. Acaba de concluir hace unos días la marcha denominada “Liberando la Esperanza”, compuesta por cientos de madres centroamericanas que cruzaron el territorio nacional desde la frontera norte hasta Chiapas, en la busca y el reclamo por sus hijos desaparecidos en el territorio nacional, en su camino rumbo al norte. Sí está bien, reclamar allá es muy necesario, como nos informa nuestro colaborador José Ríos desde San Francisco, California; pero a la par hay que insistir en una depuración de los agentes migratorios nacionales, que muchos de ellos actúan más como viles delincuentes que como servidores públicos, y lo peor, con la complacencia de autoridades omisas que no han hecho nada por resolver el problema. Dada la inseguridad que se vive, sobre todo en el norte del país, fuera máscaras, se debía de proteger el camino que siguen esas enormes columnas que van en pos del sueño americano, porque al entrar a México, pareciera que entran al infierno. Madres de El Salvador, Honduras, Guatemala y Nicaragua expresaron a un periódico que no perciben que las autoridades mexicanas inicien acciones concretas que protejan a los indocumentados contra delitos como violaciones, trata de blancas, extorsión, robo, maltrato, secuestro, asesinato. Fueron 14 estados de la república los que recorrieron estas madres, los mismos que siguieron sus hijos rumbo a los E.U., y al término de su marcha denunciaron que unos 70 mil centroamericanos desaparecieron en los últimos 6 años en México, justo cuando se recrudecieron las pugnas entre los distintos cárteles de la droga mexicanos. Claro está, no todo es negrura; también por esos mismos caminos se perciben grandes apoyos, como los brindados por los sacerdotes Solalinde, a quien recientemente, ya durante el mandato de Enrique Peña Nieto, se le otorgó el  Premio Nacional a los Derechos Humanos, y del obispo de Saltillo, Coahuila, don Raúl Vera, y como ellos hay grandes muestras, pueblos enteros que se encuentran en el camino que recorren, que trabajan día a día para ayudarles con agua, alimentos, albergues, a quienes van en pos del billete verde. Ojalá el acuerdo para un reglamento migratorio incluya sanciones fuertes, y que se cumplan, contra servidores públicos que delincan con esos grupos. Sin embargo, no todo es miseria en el caso migratorio; ya iremos trayéndoles entrevistas que narren cada uno de esos aspectos, porque el mundo migrante es muy interesante; pero eso sí, para que se mejore debemos colaborar todos. Creo que la recientemente aprobada reforma laboral incluye un mejor trato a los empleados domésticos, entre otros rubros. ¡Qué bien!, algo es algo. Y hasta dentro de 15 días.
 

 


 

A la mano

Por si los necesitas
Te compartimos estos números telefónicos que pueden ser de utilidad.

EN MÉXICO
Dirección de Atención a Migrantes del Gobierno del Estado Morelos
    3101048
    ext. 30071
Comisión Estatal de Derechos
Humanos del estado de Morelos
    3221600

EN NUEVA YORK
Derechos laborales Asistencia gratuita  en español     187752 labor
Protección a mexicanos detenciones y accidentes    18007247264
Servicios en Nueva York    311

EN CHICAGO
Derechos laborales
Asistencia gratuita del Consulado
     (312) 7382383
Emergencias    1888 7555511
Patrullas, ambulancias y bomberos    911
Servicios en Chicago    311