Diario de Morelos
Copa Morelos 2016

De la tierra de Xochi buena Jícama

XOCHITEPEC, MORELOS.- Las más de 200 hectáreas de jicama cultivadas en la localidad de Atlacholoaya, municipio de Xochitepec, representan para campesinos y vendedores un incremento en su encomía durante la temporada de fin de año.
Después de un arduo trabajo, los campesinos pueden ver los frutos conseguidos con el sudor de su frente en la cosecha de este año, ya que la siembra representó un gasto notorio, así como cuidados constantes en los cultivos.
“Se compra la semilla de jícama por cuartillo su precio oscila entre los 100 hasta los 250 pesos; después con un tractor se barbecha la tierra; cuando ya está listo el terreno se comienza a sembrar, a veces se necesitan peones, eso representa un gasto extra; el riego es de temporal, la lluvia nos favorece, si no, se riega con aguas del río”, explica la señora Zenobia Álvarez, vendedora de la región, sobre el proceso de siembra.
Durante noviembre, diciembre y enero, el producto abunda y los visitantes lo pueden disfrutar en varias presentaciones: preparada con picante y limón, montones de ocho jícamas de diferentes tamaños y las jícamas por metro.
Los vendedores, que en su mayoría son los mismos campesinos que labran la tierra, ofrecen hortalizas durante todo el año; sin embargo, la jícama ha  sido el fruto que ha distinguido a la región, atrayendo de manera considerable a turistas y lugareños, mismos que consideran a Atlachoaya como la tierra de la jícama por la abundancia de la cosecha y los precios accesibles en que se vende.
Con respecto a los costos, el señor Antonio Flores, campesino y productor, dijo:  “Las jícamas picadas y preparadas cuestan 10 pesos, los montones valen 10 o 20 pesos y el metro cuesta 15 pesos, al comprar por metro se puede desenterrar desde cuatro hasta 20 jícamas, la cantidad varia; el bulto cuesta 80 pesos”.
Este año se han sembrado una considerable cantidad de parcelas y, gracias la buena cosecha, se espera que los productores obtengan ganancias de hasta 30 mil pesos por hectárea, y, explican los productores, la mitad de la ganancia es necesaria para repetir el proceso el próximo año.

"Mi padre y mis hermanos nos dedicamos a estos, es una tradición de familia; la gente sabe que la temporada comienza este mes; nos visitan para comprar jícamas preparadas, en bulto o por metro.” Leonardo Cruz, hijo de productores de jicama












Hazte fan de Diario de Morelos en Facebook y síguenos en Twitter para estar actualizado con las últimas noticias de Morelos, México y el mundo.

COMENTARIOS