Diario de Morelos
Copa Morelos 2016

Bajo la lupa: Un triunfo desteñido

Terminó el tormento que constituyó la Copa Oro para el equipo mexicano, su público y los organizadores del arbitraje en el torneo. La polémica generada por los desatinos de los nazarenos destiñó el triunfo azteca que caminó cómodo al título luego de despachar al durísimo y digno cuadro panameño y enfrentar en la final a un limitado equipo de Jamaica. Los ‘gringos’ se eliminaron solos, privando al evento de la final soñada.
La gente en general piensa que hubo mala fe en las decisiones tanto de Walter López en el México vs Costa Rica así como de Mark Geiger, en el escándalo generado por los penales que ambos marcaron a favor del Tri, sobre todo en el juego ante Panamá. Yo estoy seguro que de ninguna manera hubo dolo, pero sí una gran incapacidad.
La planeación del partido, elemento fundamental del quehacer arbitral, no existió. Ante los ticos, la superioridad mexicana no necesitaba de una decisión tan apretada como la que se presentó, cuando Oribe Peralta cayó en el área en el momento que el juego agonizaba. Todavía los expertos arbitrales siguen divididos y sin ponerse de acuerdo en la existencia y magnitud de la supuesta falta. Pero que Mark Geiger, con experiencia mundialista, cayera en el mismo error, demuestra su candidez y la de sus instructores.
El sentido común que, por desgracia, es el menos común de los sentidos, indica que cuando un equipo gana con decisiones controversiales,  en el siguiente partido se debe evitar, hasta el margen de lo posible, decidir el partido con otra marcación polémica. Esto es de primer año, sin embargo, le pasó de noche al silbante estadounidense.
Quizá el criterio con que se arbitra en la MLS, la liga profesional en el vecino del norte sea diferente, y el juez deba marcar como penal todo lo que se parezca. Eso me dicen los defensores de Geiger. No se trata de crucificarlo, solamente decir que se está en un torneo sancionado por FIFA y las reglitas locales debe guardarlas para cuando dirija en su país.
La designación para la final era cantada. Con los jueces mexicanos fuera, solo quedaba un árbitro con la suficiente capacidad y experiencia para solventar este tipo de partidos. Joel Aguilar, con presencia en el Mundial de Brasil 2014 y en la reciente Copa América no solo era la mejor, sino la única opción para los comisionados arbitrales.
Trabajo con altibajos, sobre todo en el tema de las patadas, ofreció el salvadoreño. Perdonó a los jamaiquinos  Rodolph Austin y Je-Vaughn Watson quienes ya amonestados, incurrieron en faltas punibles con la amarilla pero en el análisis final, cumplió llevando el partido a buen puerto. En general, Jamaica no es un equipo de esos llamados de “mala leche”.
La CONCACAF tiene la obligación de revisar a fondo el trabajo de sus instructores y la capacitación a sus árbitros. La percepción del trabajo de los silbantes es muy pobre y no lo merece un área que llegó a tener  verdaderos jueces de élite. Mucho queda por hacer.












Hazte fan de Diario de Morelos en Facebook y síguenos en Twitter para estar actualizado con las últimas noticias de Morelos, México y el mundo.

COMENTARIOS