Diario de Morelos
Copa Morelos 2016

Bajo la lupa: La protesta

Como si no tuviéramos suficiente con la cantidad de broncas, paros, desapariciones, masacres, crímenes, impunidad y movimientos de todos colores y sabores en nuestro país, a media semana surgió la noticia de que los árbitros profesionales de futbol elevaban una enérgica protesta a las autoridades federativas, presentando un pliego petitorio y amenazando, incluso, con no presentarse a dirigir los encuentros programados para este fin de semana.
El descontento surge, según su dicho, del trato  prepotente que reciben de algunos instructores y miembros de la comisión arbitral, por lo que exigen la destitución de Francisco Ramírez, Mauricio Morales y Oscar Trejo. También piden una mejora salarial, sobre todo en las divisiones inferiores y que la Liga deje de inmiscuirse en las designaciones, vía la presencia de Enrique Bonilla quién al parecer tiene voz, voto y veto en cuanto a la posible asignación de un partido para determinado juez, lo cual por supuesto que es gravísimo.
Ha trascendido también que los líderes de este movimiento desean constituir una asociación de árbitros que vele por los intereses de los hombres de negro. Para ello, supuestamente pidieron asesoría al doctor Edgardo Codesal, dirigente arbitral en retiro, hoy dedicado a cuestiones periodísticas y radicado en la ciudad de Querétaro. El tema es que este personaje es la mano que mece la cuna.
Los inconformes, encabezados por Paul Delgadillo, Roberto García Orozco, Luís Enrique Santander y José Luís Camargo entre otros, pararon a la mitad la práctica física, buscando mostrar el músculo y la unión. Posteriormente buscaron ser recibidos por Justino Compeán, presidente de la FEMEXFUT, quién llevó a cabo una exhaustiva reunión el jueves que, hasta la hora de redactar esta colaboración, podría provocar incluso la remoción de Rafael Mancilla como presidente de la comisión de árbitros.
La realidad es que el grupo arbitral jamás ha estado unido y menos ahora, donde los intereses económicos mandan ya que casi todos ellos viven exclusivamente de su actividad como silbantes. De ello se aprovechan los dirigentes para tenerlos, permanentemente, con el pie en el cuello.
Claro que sería sano tener una asociación fuerte y que pudiera sentarse a conversar de tú a tú con los altos directivos, nada más que a estos no les conviene.
Por supuesto que urge una revisión salarial, ya que lo que ganan es muy poco y a los 45 años, cuando mucho, se les dan las gracias sin recibir ni un quinto adicional.
Bueno sería que sus instructores les brindaran el trato humano que están pidiendo pero lo más importante, en mi opinión, es que la propia federación le otorgue la valía que tiene este grupo de muy buenos árbitros y que son propiedad del futbol mexicano.
Por lo pronto, habrá que esperar en que termina esta…Protesta.












Hazte fan de Diario de Morelos en Facebook y síguenos en Twitter para estar actualizado con las últimas noticias de Morelos, México y el mundo.

COMENTARIOS