Siguenos en
    

Antes de empeñar, infórmate y verifica

CUERNAVACA, MORELOS.- Para salir adelante de la llamada “cuesta de enero”, gran parte de la población acude a las casas de empeño, con el fin de pignorar prendas y, con el dinero obtenido, afrontar gastos y deudas que dejaron el fin de año.
Así, es normal ver, cada inicio de año, que las personas recurren al préstamo bancario o al empeño para obtener liquidez para pagar sus servicios básicos.
Prueba de ello es la nota que Diario de Morelos publicó el 3 de enero, en la que se informa que en Cuernavaca aumentó en 60 por ciento la afluencia de personas que asisten a estas casas para obtener una ayuda económica y, con ello, subsanar gastos que implicaron los festejos decembrinos.
Desde inicios de año, informó la gerente de una casa de empeño, se atienden a diario hasta 80 personas, a quienes se les extienden hasta 3 boletas a cada una.
Y es que el crédito prendario suele ser una fuente rápida de financiamiento para solventar deudas inmediatas; sin embargo, elegir esta opción significa dejar en garantía algún objeto de valor, además de que se tiene que pagar un interés por préstamo adquirido.
Aunque es una solución “fácil y rápida” a los problemas económicos, también es el camino directo a la desaparición de tu patrimonio, pues, en caso de no regresar a la casa de empeño en el tiempo establecido, corres el riesgo de perder tus pertenencias.
La condición que ofrece  una casa de empeño es firmar un contrato en donde te comprometes a pagar el préstamo en un plazo no máximo de seis meses. En caso de no cumplir con el contrato o no extender el plazo a través del refrendo, la prenda se vuelve propiedad de la casa de empeño.
Antes de empeñar tu prenda en algún establecimiento, piensa si te conviene y analiza bien en dónde lo harás, pues existe gran variedad de estos negocios que ofrecen diferentes tasas de interés.  
De acuerdos con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), el préstamo en las casas de empeño es accesible, pero caro, ya que la tasa de interés anual que aplican va desde 48 por ciento hasta 159 por ciento.
Ten en cuenta que si el préstamo que pedirás es para pagar otras deudas, lo único que harás es postergarlas, ya que acabarás pagándolas tarde o temprano; por ello es recomendable que lo hagas en un monto pequeño, sólo así no se te hará difícil pagarlo