Siguenos en
    

Vivencias ciudadanas: Las mujeres

“En el Siglo XX, en el año de 1916, se realiza el Primer Congreso feminista en Yucatán, sin embargo no fuimos invitadas a participar en el Congreso Constituyente de 1917, lo único logrado fue que en abril de ese año se expidiera la Ley de Relaciones Familiares que nos da el derecho a ser consideradas iguales a los hombres en el hogar”, escribió una distinguida luchadora por los derechos femeninos.
“La lucha de las mujeres trabajadoras por la igualdad en salario con el hombre, y la de las mujeres que pelearon el derecho al voto, permiten que a casi 100 años podamos hacer el recuento de logros.
“La década de los 40 del siglo pasado las mujeres organizadas presionan por el pleno reconocimiento de nuestros derechos políticos, lucha que se concreta en 1953 con la modificación al artículo 34 constitucional -que a la letra dice: ‘Son ciudadanos de la república los varones y las mujeres que teniendo calidad de mexicanos reúnan además los siguientes requisitos: haber cumplido 18 años siendo casados, o 21 si no lo son, y tener un modo honesto de vivir’”.
Así, en 1954, Aurora Jiménez es la primera mujer diputada federal; en 1959, Cristina Salmerón de Tamayo, la primera ministro de la Suprema Corte de Justicia, y en 1964, María Lavalle Urbina y Alicia Arellano Tapia, las primeras senadoras de la república; y en 1979, Griselda Álvarez Ponce de León se convierte en la primera gobernadora mujer, en Colima.
En la década de los setentas el movimiento feminista y los cambios económicos aceleran la agenda de las mujeres a favor de sus derechos y, como dicen Herbert Marcuse y Daniel Bell, la mayor revolución del Siglo XX es la de las mujeres, y con ella su ingreso al espacio público, reservado hasta ese momento para  los hombres.
La  reforma, en 1974, del artículo 4° Constitucional que otorga la plena igualdad ante la ley y la capacidad de decidir el número de hijos y su espaciamiento, lo que es el antecedente para que un año después nuestro país sea sede de la primera conferencia internacional de la mujer; a partir de ahí, las acciones afirmativas derivadas de las conferencias internacionales dan cuenta de los programas y acciones a favor de las mujeres.
Los años ochenta y noventa son de cambios vertiginosos, se establecen los mecanismos de avance de las mujeres y las acciones afirmativas, se amplían los espacios de liderazgo político para ellas y se construye una agenda de género, la que permite avanzar en el respeto y reconocimiento de los derechos humanos de las mujeres.
Hoy, en 2014, tenemos gracias al trabajo de las organizaciones sociales y al esfuerzo conjunto de diputadas federales y locales, y senadoras, dos leyes marco a nivel federal y local  para  avanzar en los derechos: la Ley de Igualdad y la Ley de Acceso de las mujeres a una vida libre de violencia, mecanismos institucionales como el Instituto de la Mujer para Morelos y las instancias municipales de la mujer, acciones afirmativas, políticas públicas y presupuestos con perspectiva de género; y, además, muchas mujeres senadoras, diputadas, síndicas, regidoras, gobernadoras, ministros, pero no todas las que quisiéramos.
 De cara a las elecciones del 2015, las féminas asumirán el compromiso de vigilar la observancia de la ley electoral por parte de los institutos políticos y el cumplimiento del 50% de candidaturas femeninas, y que el 2% de las perrogativas que reciben los partidos políticos se destine  a la formación y capacitación de las mujeres como lo señala la ley.
Tienen la tarea de construir una agenda de las mujeres de cara a las elecciones y vigilaremos que en todos y cada uno de los organismos gubernamentales, en los tres niveles de gobierno y en los poderes legislativo, Ejecutivo y Judicial se observe el principio de igualdad sustantiva.
La agenda de las mujeres debe ser parte de la reforma del estado; su participación es necesaria...
Ellas señalan: “Vamos a luchar por la igualdad sustantiva y efectiva y la  representación paritaria en todos los espacios de poder. La inclusión de las mujeres es un elemento de gestión democrática.
“Demandamos autonomía, autodeterminación y pleno ejercicio de nuestros derechos.
“La participación de las mujeres en los espacios políticos es un hecho de justicia.”
Sin igualdad sustantiva, la democracia no es plena. Por eso, hoy las felicitamos, nos unimos a ellas y a su lucha, ya que sin los derechos políticos de las mujeres no hay democracia. ¿No Cree usted?
INTERESANTE para todos los que apreciamos la materia político- electoral es el panel “REFORMA POLÍTICO ELECTORAL”, que el próximo día 28 se presentará en el auditorio Emiliano Zapata de la UAEM, organizado por el Centro de Estudios de Derecho e Investigaciones Parlamentarias, de la Honorable Cámara de Diputados de esta nación, que dirige nuestro amigo Samy David y que llegará a Morelos gracias a la gestión de la Diputada Federal Maricela Velázquez, con la presencia del Dr. Carlos Báez Silva, director del Centro de Capacitación Judicial del TRIFE; por el diputado Héctor Humberto Gutiérrez de la Garza, vice-presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales de la propia cámara; por la diputada Ruth  Zavaleta Salgado, y la propia Velázquez Sánchez.
Recuerde que el próximo día 4 de Abril se efectuará el GRAN BAILE DE LOS CUERNAVACOS  PARA VOLVERNOS A VER. Ya tenemos vendido el 80% de los boletos. 21 años de tradición, no se lo pierda.