Siguenos en
    

Urgente, la transformación del PRD

El documento presentado a la comisión política del Partido de la Revolución Democrática, que lleva por título “Partido tradicional o partido frente: es inevitable la transformación del PRD”, realizado por el presidente nacional, Jesús Zambrano, precisa que en la refundación del partido debe plantearse la posibilidad de que los documentos básicos sean generales y den flexibilidad de acción a las distintas expresiones del partido, porque las decisiones erróneas o actuaciones zigzagueantes son cada vez más frecuentes y se encuentra ante la pérdida de institucionalidad, pues las reglas internas se esfuman en el actuar cotidiano de sus militantes. La institucionalidad del PRD está supeditada, desde hace mucho tiempo, a los acuerdos entre corrientes y líderes prominentes, sostiene su dirigente, a lo que tenemos que agregar que en las cúpulas de este partido está también arraigado el nepotismo, lo que, según declaraciones de Andrés Manuel López Obrador, no ocurrirá en su nuevo partido: Morena.  Esposos, hijos, tíos, hermanos, primos, compadres, forman grupos que impiden que gente de las bases tenga acceso a los trabajos bien pagados dentro de los gobiernos perredistas. Las bases del partido que dice preocuparse y ocuparse de los pobres forman parte de éstos, porque  la muralla formada por los poderosos les impide tener esos privilegios, que no quieren ceder los dinosaurios, que posicionan a sus familiares para no perder el poder.
El análisis elaborado por Jesús Zambrano reconoce que “se privilegia el acuerdo coyuntural o la fuerza  de corriente en las instancias por encima de los estatutos y reglamentos, y la conformidad no siempre encuentra respuesta justa en los resolutivos partidarios,  por lo que la forma de expresarse son las  medidas de presión”,  a la vez que admite que la convivencia interna es cada vez más difícil; la toma de decisiones, más pragmática; pero lo que es peor es que se está poniendo en riesgo el proyecto de nación que dio origen al PRD. “Sostenemos que es ya impostergable hacernos responsables de esta situación, para que tomemos medidas urgentes y en profundidad, no juguemos al gatopardismo, ubiquemos claramente y sin cortapisas qué está sucediendo en cada uno de los ámbitos partidarios, encontremos la mejor solución de acuerdo con nuestra realidad interna, para que nos comprometamos con reglas transparentes, justas y equitativas”. El documento trata nueve asuntos de la vida cotidiana del PRD que se ven impactados por la ausencia de institucionalidad: legalidad interna, sistema electoral interno, comités del partido, relación del partido con sus gobernantes y legisladores, formación política, relación del partido con la intelectualidad democrática, los organismos sociales y civiles, sus relaciones internacionales y el papel que juegan sus corrientes.   
En el Congreso Nacional que promueve la corriente Nueva Izquierda se plantea la definición del PRD como un partido de centro-izquierda, que deberá tener un nuevo pacto con una estructura organizativa de puertas abiertas, para superar los dogmas y la ceguera cortoplacista de intereses particulares y mezquinos, para convertirse, en un breve plazo, en un partido de gran visión. La labor que quiere realizar Jesús Zambrano es titánica, porque quienes controlan a  los comités estatales no estarán dispuestos a olvidar sus intereses particulares, y como dice el documento, mezquinos. Este monopolio que tiene acaparado el poder impide la llegada de gente que aún cree en el trabajo partidista que permitirá un real desarrollo social en cada rincón del país. Los jóvenes, si no tienen un familiar o un buen padrino, no se ven cobijados por ese Sol Azteca que debiera dar calor de hogar a todos los mexicanos, sobre todo a ésos que quieren recuperar la credibilidad del llamado “partido de los pobres”; por supuesto, hay que aclarar que la elite del PRD ya no forma parte de los pobres y no aceptarán descender en su clase social de ninguna manera. Debieran también cambiar el nombre del partido, porque si no hay democracia, no puede llamarse Partido de la Revolución Democrática.
 
helenacardenas@hotmail.com