Siguenos en
    

TESTIMONIO: e.mail@punto.com

El satélite “Curiosity” disparado por la Agencia Espacial de Estados Unidos, NASA en acrónimo, al planeta Marte —el cual está nada más a 184 millones de kilómetros de distancia de nuestro planeta Tierra— ha estado enviando fotografías de la superficie marciana sistemáticamente. También ha estado recogiendo muestras de suelo y para que a su retorno a la base de Cabo Cañaveral, Florida, o a la base de recuperación de California sean analizadas detenidamente en su composición mineralógica. Esta sorprendente experiencia corresponde a los extraordinarios avances de la ciencia y de la tecnología contemporáneas. Otra situación analógica, proviene de la posible desaparición de los libros impresos y de las colecciones guardadas en las bibliotecas; de un país en particular, ya que por el Internet, ahora se puede bajar cualquier dato o información a partir de los varios millones de libros ya registrados en sus megabites. Con todo, un indefenso mortal, desvalido, desamparado personaje como el suscrito, aún tiene que estar repasando cada mañana, tarde y noche, la bandeja de los correos electrónicos para revisar y/o contestar debidamente, aquellos referentes a los consejos que transmiten las buenas conciencias como se ilustran enseguida:

1ª.- Ya deje de ir a las botaneras, sobre todo a las del dos por uno, pues corre el grave peligro de que algunos parroquianos sean ladrones de órganos, estén conectados con traficantes de su reventa, para ser trasplantados a solicitantes, quienes pagan magníficos precios por las especies extraídas de cada borrachín en cuestión; también le pueden sacar las córneas de los ojos o los riñones, para ser negociados.

2ª.- Una vez saqueado de sus piezas orgánicas, se lo pueden llevar cargando para dejarlo tirado en un estacionamiento o en lugar aislado, con un mensaje que puede decir: “Llama a la ambulancia de emergencia o te morirás”.

3ª.- Ya deje de tomar refrescos enlatados, ofertando bajas calorías, pues se tiene la amenaza de que también sean utilizados para limpiar cañerías. 4ª.- Absténgase de ir al cine una vez que empezó la función, pues, en la oscuridad, se corre el peligro de ocupar un asiento que tenga una jeringa infectada de sida, que le pueda picar una nalga; entonces sí, arrivederchi. 5ª.- No conteste llamadas telefónicas pidiéndole marcar el 9 porque luego le llegará una cuentotota, pues hackearon la línea. 6ª.- Vendí mi celular porque en una oferta me iban a regalar uno más avanzado, aunque nunca me llegó, y compré otro, pero lo dejé de usar porque tuve miedo de que me afectara el cerebro o me diera cáncer. 7ª.- Ya proceda a eliminar varios alimentos como precaución para no ingerir estrógenos, y también deje de comer pollo, carne de res, borrego o puerco, por tratarse de engendros horripilantes sin ojos ni pelos. 8ª.- Ya deje de tomar cerveza por el peligro de morir envenenado por ingerir orines de ratas o ratones. 9ª.- Evite arruinar su preciada compu al adquirir discos duros, antivirus portadores de la ranita “budwiser” y de que los “teletubites” tomen la pantalla. 10ª.- Mucho me frustré por mandar a 10 personas, amigas mías, el Tantra mágico del Dalai Lama, sin recibir respuesta alguna. 11ª.- Ignoro si aún sigo siendo católico, apostólico, romano, o ya cambié a evangelista, del séptimo día de todos los santos, adventista, musulmán, judío, hindú, budista, o del hari krishna menon. 12ª.- No gane el millón de dls del concurso de las siete preguntas ni el Ferrari, ni toda una noche completita de sexo con Ninel Conde. CONCLUSIONES: todo esto y más le puede pasar a quien rompa la cadena de correos electrónicos, enviados por almas caritativas, bondadosas, llenas de ternura, que sólo persiguen el bien de las almas en pena; correos electrónicos frutos de la era digitalizada, espacial, cibernética, de la nanotecnología. Se corren los peligros de ser comparados con anticristos, de pasar por alto las plagas egipcias  bíblicas, del Viejo Testamento, de ignorar los despachos a las siete encrucijadas que parten de las velas de Macumba. Mucho cuidadito, eh. De nada. Es cuanto.