Siguenos en
    Redes Sociales

TESTIMONIO: Abuelos (as)

Quienes disfrutamos  el privilegio de  arribar  a la tercera edad y contamos en nuestras familias con hijos (as)  que han procreado, pasamos a formar parte del  cártel, clan, club,  cofradía  de los abuelos (as) orgullosos y  comprometidos con tan egregia congregación.   Ejemplos: 1º.-Conversación telefónica de una hija de 25 años y cuatro  años de casada: Mami, me acaba de informar Manuel (esposo) que fue promovido  a jefe de departamento con un aumento de salario, muy bienvenido, y me pidió que fuera al salón vestida con lo mejor, porque vamos a ir  al teatro y a cenar a  un  restaurante con  baile, y desea que nos cuides a Manuelito (niño de dos años),  por esta vez, y   mañana  pasaré  a recogerlo, pues no quisiera que, si  despertara,  interrumpiera nuestro  fin de fiesta. Tú me  entiendes, ¿verdad? ¡Cómo no, hijita!, con gusto lo cuidaré esta  noche y felicítalo, pues Manuel (30 años) es un buen hombre, un  buen esposo y un buen padre. Fin de la conversación.   2º.-Por  la tarde de un sábado, ocurre la  llegada a casa de los padres de una pareja con su hijo de cinco años: Pásenle, ¡hola, Pablito! Hijo, ¿a qué debemos la  visita? Sara (esposa): Aquí está nuestro hijo, su esposa y  mi nietecito. Baja para reunirnos con ellos. Dime, pues: Fíjate,  papá, mamá,   nos ganamos un   tiempo compartido de tres parejas en un condominio de Vallarta  y les pedimos que nos cuiden a Pablito. ¿Y por cuánto  tiempo? Por una semana, mamá. ¿Por una semana? ¡Válgame Dios! No, mujer,  los muchachos no han podido salir de vacaciones en los últimos tres años, yo te ayudaré en lo que pueda.  Bueno,  está bien, qué  le vamos  a hacer. Aquí están sus  cosas,  y si gastan en algo para él,  lo ponen y al fin de mes se los  reintegro. 3º.-Jueves a las 11 de la mañana; llegada a la casa de la madre  muy agitada:
Mamá me  voy a separar de Jorge;  anoche  llegó con algunas copas, después de estar con sus amigotes jugando dominó; me quiso tomar y yo me resistí, lo intentó  hacer por la fuerza y lo aventé de la cama. Discutimos hasta las cuatro de  la madrugada  y tomé la decisión de separarnos, te he dicho muchas veces  que no aguanto su olor apestoso, que adquiere en la horneada  de pan;  suda mucho, y aunque se baña,  no se lo puede quitar. No quiere cambiar de trabajo porque le gusta, le  pagan bien y está con sus amigos del dominó:  pues que siga con  los tres,  yo me voy a quedar con el departamento  y con Clarita Beatriz  (hija de seis años).  
Ese es el problema, pues en el trabajo que conseguí, de 9 a 17 hrs, puedo llevarla a la escuela a las 8.00,  y tú la  recogerás a la 1 de la tarde. Y yo pasaré por ella después de las cinco. Pero hija, llevo a tu papa al diálisis y ya no aguanta la canula y  se la tienen que cambiar de lugar. Compréndeme,  mamá,  será hasta  cambiarla  a una  escuela con transporte,  para  llevártela a la  casa y  no    tengas que ir por ella.  Además, tiene que ser de 1 a 1:15, pues la pasarían  a guardería, con pago  de $20 por hora  o fracción, y  en efectivo. Después de esos relatos, viene  la pregunta: ¿qué es un abuelo (a)?  Respuestas de alumnos de 2º grado, de 8 años:  1ª.-Son una señora y un señor que, como no tienen niños propios, les gustan mucho los demás. 2º.-Todo mundo debe buscarse unos abuelos,  son personas grandes que  están contentas de estar con nosotros. 3º.-Algunos abuelos tienen papás; esos si son bien viejitos;  la mamá de mi abuelita se  quita las encías y los dientes a la misma vez. 4º.-Nos  responden a preguntas: ¿Por qué los perros persiguen a los gatos?    5º.-Nos repiten   el mismo cuento varias veces y les encanta leernos historias.   6º.-Son  tan viejitos, que no deben  correr.  Pero aun hay más.   Es cuanto.
 
baldovinos @uaem.mx