Siguenos en
    Redes Sociales

TESTIMONIO: ¿Quo vadis, domine?

“¿Por cuál camino, Maestro?” Título que le puso Henryk Sienkiewicz (1845-1916) a su obra publicada en 1895. Recibió el Premio Nobel de Literatura (1905). Relató la encomienda que recibió San Pedro de Jesucristo para trasladarse de Jerusalén a Roma, largo recorrido para establecer en dicha ciudad la sede de la cristiandad católica. Realizó esta descomunal tarea mediante la construcción de la monumental Basílica en la Ciudad, Estado del Vaticano. Pregunta semejante procedería elevar a quienes tratan de conducir al país hacia el progreso y bienestar del pueblo. Existen diversas evidencias que muestran que andan relativamente perdidos. 1º.- De 1988 a 2006, la tasa de crecimiento del PIB del país fue de 2.1% anual, en tanto que el crecimiento poblacional fue de 1.7%, o sea, retrocedió 0.4% durante estos 18 años. 2º.- Según INEGI, en el 2000 se ocupaban en el ambulantaje 10 millones de personas, y en 2010 la cifra ascendió a 12.6 millones, vía de escape al desempleo; las otras han sido, lamentablemente, la piratería y la venta de estupefacientes. 3º.- En el nivel habitacional, 15 millones de habitantes tienen casas con pisos de tierra y las viviendas de 10 millones de compatriotas carecen de agua potable y drenaje. 4º.- Los pobladores del medio rural de 20 entidades sufren desnutrición crónica y los de Guerrero, por ejemplo, lo resienten en grado extremo. Una consecuencia de los puntos anteriores fue el aumento de 32 millones de 1982, a 60 millones de pobres en 2010, en pobreza alimentaria patrimonial y de capacidades, localizándose en 100 mil núcleos de población rural. Adicionalmente, las ondas expansivas del múltiple cataclismo hipotecarios, automotrices, de créditos financieros, de seguros, y otros, ocurridos en Estados Unidos (en 2008-2010), llegaron al país en diversos frentes: 1º.- disminuyendo los envíos de los trabajadores migrantes a sus familias pueblerinas, 2º.- cerrándose maquiladoras, 3º.- reduciéndose la inversión extranjera directa, 4ª.- descendiendo el turismo. Posiblemente, una explicación de fondo podría tomarse del Dr. George C. Lodge, profesor emérito de la Universidad de Harvard EU, quien considera que en la sociedad mundial: 1º.- se fomenta un individualismo feroz; 2º.- existe una competencia mercantil despiadada; 3º.- poderes restringidos de autoridades gubernamentales; 4º.- organizaciones industriales comerciales y financieras más y más gigantescas; 5º.- uso de recursos naturales globales cada vez más explotados y contaminados. PROPUESTA. A partir de la terminación de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), importantes dependencias de la Organización de las Naciones Unidas han venido insistiendo reiteradamente en la formación de más capital humano o de impulsar la “inversión intelectual”, como instrumentos viables para resolver los angustiosos problemas arriba enumerados y que confronta nuestro país. Una cobertura inaplazable consistiría en elevar el numero de ingenieros que es de 7/1000 habitantes, uno de los más bajos del mundo, semejante al de los países africanos recientemente descolonizados; en tanto que en los países avanzados, el coeficiente rebasa los 60 ingenieros por millar de habitantes. Otro camino complementario por transitar sería el de impulsar la tecnología, el conjunto de conocimientos y recursos de capital y mano de obra, enfocados hacia una actividad productiva determinada mediante programas específicos propios, operados por personal calificado por sus habilidades y destrezas adquiridas. No hay tiempo que perder para recorrer este camino. Es cuanto.

baldovinos@uaem.mx